Belleza

Cómo elegir la crema corporal

Qué requisitos debe cumplir según las necesidades de tu piel

jueves 4 de junio de 2020 - 7:53 am

La piel, cuando está falta de agua, gana flacidez y nos produce una sensación de incomodidad. Nutrirla es imprescindible para que pueda regenerarse. Cualquier tipo de cutis puede deshidratarse.

Aplicarse una leche corporal hidratante, gracias a su fórmula acuosa y aceitosa a la vez, produce una capa protectora que evita que el agua que eliminamos a diario se evapore de forma natural.a.

Es importante hidratarse a diario y hacerlo tras la ducha, porque así nutrimos la piel y le devolvemos su suavidad. En cuanto a los componentes, la manteca de karité, los aceites vegetales o las almendras dulces son más recomendables porque gracias a sus propiedades hidratan la epidermis en profundidad.

Es esencial nutrirla todo el año. En verano, con una buena hidratación, prolongaremos el bronceado. Y en invierno la protegeremos de los factores externos que suelen secarla y estropearla (viento, frío, contaminación, climatizadores, calefacción, etc.). El cansancio es otro de los factores que contribuyen a la deshidratación, pues en dichas condiciones ésta no puede defenderse.

Existe un amplio abanico entre las que elegir tanto a nivel de tipo de piel como a nivel de texturas; cremas, leches, aceites, etc. En cualquier caso, si te decidís por la leche corporal, elegí una que no sea grasa. La eficacia dependerá siempre de si el producto escogido se adapta o no a nuestro tipo de piel. Si no sabés, pedí consejo al dermatólogo.

Cada vez son más las leches corporales que actúan sobre diversos aspectos, aparte de hidratar: reafirman, tonifican, combaten el envejecimiento, la celulitis, etc. Si tenés la piel frágil y sufrís alergias, optá por cuidados cosméticos bio.

Pieles secas: Si sentís que te tira, notás como si tuvieras escamas o te salen rojeces con facilidad, optá por los aceites y las mantecas corporales, que además, previenen la aparición de arrugas. También un cuidado corporal a base de aloe vera, conocido por sus propiedades relajantes, o de manteca de cacao. Debés evitar las leches perfumadas porque suelen secar demasiado.

Pieles mixtas o grasas: Las pieles grasas segregan, de forma natural, más sebo que las normales. De ahí que a menudo presenten brillos o luzcan grasientas. El objetivo de tu crema debe ser regularla en lugar de hidratarla. En cuanto a la textura, elegí cremas fluidas, más ligeras, como un gel o una loción, que sean de absorción rápida e hidraten sin dar sensación grasa. No sirve comprar nutritivas o que sequen la piel.

Piel atópica y sensible: Necesita un cuidado específico por lo que debés optar por productos que sean respetuosos con la piel, a ser posible formulados a base de ingredientes naturales, sin perfumes, y que le proporcionen una sensación de alivio y a la vez hidratarla.

Elijas el cuidado que elijas, debés aplicarla sobre una piel limpia y bien seca, si puede ser tras una ducha. Usala a diario, durante todo el año y por todo el cuerpo. Masajeá bien hasta que haya absorbido el producto por completo. De paso el masaje te vendrá estupendo para la circulación.

Para las zonas más secas, como los codos o las rodillas, elegí una crema emoliente cuyas propiedades calmantes están especialmente indicadas para zonas extremadamente secas.

Fuente: En femenino

 

COMENTARIOS