Belleza

Cómo evitar los pelos encarnados

Qué podés hacer para evitar que se enquisten en tu piel

jueves 4 de junio de 2020 - 7:19 am

Los pelos enquistados ocurren cuando un vello crece y se curva volviendo a meterse dentro de la piel. A veces, incluso, no llegan a salir del todo y se los puede ver creciendo horizontalmente por debajo de la superficie.

Este crecimiento anómalo puede suceder cuando células muertas obstruyen el folículo, obligando al pelo a crecer lateralmente en lugar de hacia arriba. Esto irrita la piel, generando bultitos rojos y, en algunos casos, pequeñas úlceras con pus. Las zonas que se afeitan o depilan (en especial con cera) son más propensas a que se enquiste, dado que las puntas se vuelven más filosas y penetran la piel con más facilidad.

Si bien todos los tipos de vello pueden encarnarse, aquellos más gruesos o enrulados son más propensos a que les suceda.

Dado que la acumulación de piel muerta puede atrapar al pelo debajo de la piel, es fundamental remover esas células para no darle ninguna oportunidad de que crezca horizontalmente. Para eso, exfoliarla (en especial las zonas que te depilás) de forma regular, idealmente cuando te duches y al menos una vez por semana.

Usar productos con ácido glicólico es otra buena idea. Esta sustancia ayuda a descomponer la mezcla de células muertas y sebo que tapa los folículos y atrapa los pelos. El ácido salicílico es también un aliado, ya que ayuda a remover las obstrucciones y es antiinflamatorio.

Si, a pesar de tus esfuerzos, llegaste tarde y te preguntás cómo sacarlo, exfoliá suavemente y no intentes apretarlo o sacarlo a la fuerza, ya que podrías generar una infección. Probá con pinzas esterilizadas únicamente si los podés ver justo debajo de la piel.

La depilación es un punto de partida clave. Si vas a hacerlo con cuchilla, asegurate de que la hoja esté bien afilada y de ir a favor del pelo. La depilación por luz pulsada intensa puede ser la solución definitiva, ya que ataca al folículo con pulsaciones de luz policromática que inhiben el crecimiento del pelo.

Fuente: Mujer hoy

COMENTARIOS