Entrevistas

Entrevista a Rubén Daray: inicios en el automovilismo y la parálisis en la industria automotriz

Joaquín Vega

Periodista deportivo, Licenciado en Ciencias de la Comunicación (UADE) y Redactor en Nexofin

En diálogo con Nexofin, el piloto y actualmente empresario periodístico detalla sus orígenes, comenta sobre los cambios en el mercado automotor y revela cómo surgió el programa A Todo Motor

jueves 28 de mayo de 2020 - 1:30 pm

Las experiencias y anécdotas vividas durante cerca de sesenta años vinculados al automovilismo por Rubén Daray son dignas de ser escuchadas con atención.

Desarrolló su carrera deportiva durante gran parte de la década del 80, repartiéndose entre el Turismo Carretera y el TC 2000.

Durante el año 1985, el nacido en San Isidro consiguió su máximo galardón al consagrarse campeón argentino de TC 2000, siendo además el único piloto en salir campeón manejando un Ford Sierra.

Luego de dejar las carreras en 1987, el siguiente desafío fue en los medios de comunicación con A Todo Motor. Su ciclo inició en 1986 y pasó por varios canales; entre ellos, Canal 7 Argentina, América Sports, la señal de cable VCC, ESPN 2, Fox Sports y Canal 26.

Antes del inicio de la pandemia por el coronavirus, el programa se trasladó a Facebook y YouTube; su presentador ofrece diariamente a las 20 entrevistas a personalidades destacadas del automovilismo y charlas informativas.

“Lo venía haciendo una vez por semana, hace tres o cuatro meses. Cuento anécdodas de las vivencias en las carreras. Con la pandemia pasó a ser todos los días”, relata el protagonista.

En diálogo con Nexofin, el piloto y actualmente empresario periodístico detalla sus orígenes, comenta sobre los cambios en el mercado automotor y revela cómo surgió el programa A Todo Motor.

Nexofin (N): Hablemos de tu carrera como piloto, ¿cuándo comenzaste en el mundo del motor?

Rubén Daray (RD): Fue de casualidad en 1973. El que arrancó fue Miguel Lascurain; se hizo una carrera con los Fiat Iava 0Km. Él consiguió un amigo que se lo prestara para correr. Eso no existe hoy.

Le fue bien y yo no era muy amigo de él. Cuando me entere que iba a correr, lo fui a ayudar. Le gustó, ganó la clasificación y después la carrera se la llevó Eduardo Márquez.

En la concesionaria donde compraron el auto se entusiasmaron y nos dieron un 128. Corrimos las 24 horas. Ya eran dos casualidades.

Rubén Daray y el Ford Sierra XR4, único en su tipo en conseguir un campeonato de TC2000, en 1985

N: El piloto, ¿nace o se hace?

Son las dos cosas. No creo que a un tipo que no le guste el automovilismo pueda correr en auto primero y después lo pueda hacer bien.

Entiendo que se nace; tal vez cuesta encontrar el camino. Después, sin duda, aprendes desde el primer día hasta el último.

N: Las personas que no llegan, ¿pueden aprovechar la formación adquirida para trabajar en otras ramas de la automoción?

Creo que sí. El automovilismo te da cosas que son muy importantes. Primero, el trabajo en equipo; el respeto a la gente que está trabajando con vos y el respeto que te tenes que hacer ganar de esa gente.

Es absolutamente algo que aprendes y que no te olvidas. Después, el hecho de tomar decisiones. Son de forma instantánea; te va la vida.

Si acertaste sos un campeón y sino salís en los diarios por la piña que te pegaste. En mi vida me pasó muchas veces.

El equipo que le dio el único campeonato de esa categoría a la coupé XR4

N: ¿Cómo surgió el programa A Todo Motor?

También de casualidad; tenía una agencia que vendía autos. Le vendí a un tipo que no conocía contándole que era el auto más caro. No le bajaba un solo peso; eran los términos dicho simpáticamente.

Nos hicimos muy amigos; lo compró. Entonces, le gustó el juego y me invitó a hacer un programa de televisión. Le puso el nombre; ahí arrancó A Todo Motor.

N: El ciclo pasó por varios canales, ¿cuál considera el secreto para seguir al aire?

La creatividad de hacer algo distinto en cada programa. Lo podes comprobar en estos últimos días.Capaz suena mal lo que voy a decir, pero hay gente que hace lo mismo; no digo que imitan a A Todo Motor.

A lo largo de 34 años, el formato que tuvo “A Todo Motor” lo han imitado pero no son parecidos.

Han salido programas como “El Garage” que tiene un formato parecido; la diferencia es que lo dice una chica muy linda. La gente le entra de otra manera. Se del esfuerzo que le puse y que le sigo dando.

N: ¿Cómo ves la situación actual de la industria automotriz en la Argentina?

Es demasiado grave. No sabría cómo se vuelve de esto; está desarmada la industria, los concesionarios y el sistema económico.

No sé de qué manera la gente va a tener ganas de comprarse un auto. Hay un montón de cosas que creo que son demasiadas de poner en movimiento nuevamente.

N: ¿Y en el mercado de las autopartes?

Obviamente. El movimiento de los usados; la pandemia nos hizo replantear un montón de cosas. Ahorras dinero en combustible pero no ingresa. Hoy el teléfono puede ser la salida.

N: Las automotrices y concesionarias apuestan al comercio electrónico, ¿qué resultados imaginas?

Hoy no creo que se pueda hacer algo sin un teléfono. No pondría un comercio en la calle, por ningún motivo.

Tampoco volvería a hacer un programa de televisión en un canal; por ningún motivo. Lo que puedas hacer, comprar, vender, transmitir y contar sería a través del teléfono.

Además de ser conductor del reconocido programa A Todo Motor, Rubén Daray se destaca como conferencista especializado en seguridad vial

N: ¿El mejor circuito en el que corriste?

El Zonda en San Juan.

N: ¿Cuál es el piloto en actividad que más te gusta?

Me gusta Facundo Ardusso, por ejemplo. Hace las cosas bien; Agustín Canapino posiblemente tenga mejores armas como el auto, conocimiento y vocación. Matías Rossi, también.

Es muy difícil ver el automovilismo hoy y entender quién maneja mejor.

N: ¿Turismo Carretera o TC 2000?

Si me decís el TC 2000 de mí época, te digo sí. Si me decís el Súper TC 2000, no me divierte para nada. El Turismo Carretera, tampoco. No logro entender porque siguen con los autos del año 64’. Es inexplicable.

N: ¿El auto que más disfrutaste manejar?

Sin dudas, el Fiat 125 del campeonato de 1977. Después, el Mercedes Benz 450 SLC de la Vuelta a la América del Sud; fue un auto excepcional. También tuve la posibilidad de manejar dos veces el Fórmula 1 Renault que era de Fernando Alonso.

N: ¿Qué cambiarías en el automovilismo?

No sé; siempre me lo pregunto. ¿Qué haría distinto? Si me regalaran el Súper TC 2000, hay una sola cosa que haría: los haría tracción trasera.

Con esto no te aseguro que el espectáculo mejore, pero la actitud de los autos va a ser distinta. Como ya no son originales… hagámoslo tracción trasera.

N: Para cerrar en un concepto, ¿Rubén Daray es…?

Logro comunicarme bien con la gente. Me gusta, entretiene y me divierte; siempre con pasión. He dedicado 25 años de mi vida a la seguridad vial y viaje por toda la Argentina hablando del tema.

Te diría que es un tipo que disfrutó del auto en todas sus partes. Los lave, lustre, vendí, tuve una agencia de gestoría (o sea que los transferí) y los corrí. No sé qué decir. Con un auto creo que no se puede hacer más cosas.

COMENTARIOS