Opinión

La pandemia, al servicio de la agenda política exterior de Fernández

Alan Abud

Licenciado en Gobierno y Relaciones Internacionales y estudiante de Dirección de Negocios Globales. Escribe artículos de opinión sobre política nacional e internacional en su página de Instagram @minutocanciller_

En un momento en el que por cuestiones ideológicas la Argentina se encuentra aislada en la región, continuar cavando una grieta que nos separe aún mas de nuestros vecinos puede salir muy caro

martes 26 de mayo de 2020 - 5:27 pm

El horno no está para bollos. A los problemas económicos y sociales que está atravesando el país no es necesario agregarle conflictos diplomáticos. Esto parece no importarle al presidente quien, desde el inicio de la pandemia, aprovechó esta crisis para continuar llevando adelante sus objetivos de política exterior.

Nuevamente, en sus ya característicos gráficos, el presidente Alberto Fernández mostró datos para justificar el éxito en el manejo de la pandemia a nivel local y el fracaso en países como Chile. No es la primera vez que el país trasandino está en el centro de las críticas del mandatario argentino. A mediados de abril, Fernández, en un intento de justificar el éxito de la cuarentena, tomó como ejemplo a Chile (país en el que el confinamiento no fue estricto como acá) para mostrar que allí tenían muchos más casos positivos de Covid-19. Esto último era cierto, solo que no informó que en el país trasandino se hacían casi 10 veces más testeos cada millón de habitantes que aquí. Lo sucedido obligó a la Cancillería chilena a elaborar un informe como respuesta en el que se presentaron y  compararon las verdaderas cifras de ambos países.

La conferencia del día 22 de mayo también tuvo el momento para comparar los resultados de Argentina con el resto de los países de la región en el que, con datos erróneos, el presidente mostró el éxito de la cuarentena respecto a los resultados de Chile en la gestión de la pandemia. Otra vez, en este caso el embajador chileno en el país, Nicolás Monckeberg Díaz, a través de una serie de twitts, salió a desmentir los datos presentados por el presidente argentino aclarando que Chile tiene una de las tasas de mortalidad más bajas del mundo.

Pecaríamos de inocentes si creyéramos que se trata simplemente de un error bienintencionado. Sin embargo, no sucedió una vez sino dos. Además, esos gráficos son elaborados con información de expertos y se chequean antes de ser publicados en televisión abierta. Por lo que estos “accidentes” evidentemente ocurren con un propósito.

Existen razones para sospechar: desde la llegada del Frente de Todos al poder, la posición diplomática de Argentina cambió ampliamente: ya no tiene una participación activa en el Grupo de Lima (cuyo objetivo es dar seguimiento y buscar una salida pacífica a la crisis en Venezuela) sino en el Grupo de Puebla, un foro político multilateral compuesto por los presidentes de Argentina y México, y los principales líderes opositores de la izquierda latinoamericana. Fue aquí, donde en una videollamada con la oposición de izquierda chilena en el mes de abril, el presidente Alberto Fernández les manifestó su deseo de unidad para “recuperar el poder a favor de los chilenos”.

El presidente apuesta por un nuevo gobierno en Chile con el que comparta una línea ideológica. El Coronavirus es solo un medio más atacar al presidente Piñera que sufre una crisis de legitimidad producto de la delicada situación social que atraviesa el país trasandino. En lo que va de la pandemia el presidente nunca presento críticas contra la gestión de su par mexicano Manuel López Obrador, su único aliado en la región, que cuenta con una tasa de letalidad del 10% cuando el promedio global es del 6.9%.

En un momento en el que por cuestiones ideológicas la Argentina se encuentra aislado en la región, continuar cavando una grieta que nos separe aún mas de nuestros vecinos puede salir muy caro, mucho más si se cometen “errores” que pueden tener alto impacto en el país perjudicado afectando sus asuntos internos. El horno no está para bollos.

COMENTARIOS