Salud

Tips para agrandar los zapatos según el material

Cómo convertirlos en un número más grande sin estropearlos

lunes 15 de junio de 2020 - 7:45 am

Cuando pensamos en agrandar zapatos pensamos en estirarlos tanto como sea posible sin romperlos.  A continuación, algunos métodos para ensancharlos dependiendo del material con el que estén hechos.

Cuero

Se pueden dividir, principalmente, en dos tipos: por un lado los de cuero fabricados con pieles de animales y, por otro lado, los de cuero sintético, también conocido como “cuero vegano”. Sean como sean, seguí estos pasos:

– A una bolsa de plástico (podés usar bolsas con cierre Zip) echale agua hasta la mitad. Asegurate de que la bolsa cierre correctamente, ya que si se rompiera podría arruinar tu calzado. También podés usar, en vez de agua, bolsas de gel.

– Colocá el contenido dentro del calzado y asegurate de que la bolsa quede bien distribuida.

– Colocá los zapatos dentro de bolsas de plástico independientes y luego ponelas dentro del congelador.

– Dejalos en el congelador durante 12 horas o durante la noche; verás como a medida que el agua se congele, el cuero se irá extendiendo de forma natural.

– Sacalos del congelador y dejá que el contenido de la bolsa de plástico empiece a derretirse hasta que sea fácil quitarlas de los zapatos.

– Probatelos y verificá que no te aprietan. Este paso debe realizarse caminando con el calzado puesto durante un rato; si todavía te aprietan, repetí el proceso una vez más.

El uso de hormas especiales de madera está muy recomendado, pues es una forma segura y profesional de agrandar o estirar tus zapatos. Estas poseen tornillos que permiten hacer ajustes para agrandar los de cuero. Si no querés arriesgarte, llevalos a un profesional y deja que este los agrande con hormas.

Charol

Aunque no deja de ser un tipo de cuero, su principal característica diferencial es que se trata de un material con un acabado brillante y lujoso. Al ser fino y delicado, se recomienda pasar directamente al uso de hormas de madera, ya que cualquier otro remedio casero podría dañarlo.

– Escogé una horma que quede bien ajustada dentro del zapato.

– Introducila dentro del calzado hasta que entre completamente.

– Ajustá con los tornillos y las perillas hasta que la misma quede bien ajustada dentro del zapato.

– Esperá unos dos días para que el procedimiento de buenos resultados.

– Si deseás que sea más rápido podés rociar por tu calzado un poco de spray para ablandar zapatos.

Gamuza

Con aire caliente

Para agrandar los de cuero o de gamuza con aire caliente, tendrás que calzarte (asegurate de llevar medias gruesas) y calentar los zapatos con un secador de pelo. Mové el secador constantemente para que no derrita el pegamento del zapato y, a continuación, mové tus dedos para ayudar a estirar el material. Caminá con los zapatos puestos hasta que se hayan enfriado y repetí el proceso una vez más.

Con alcohol isopropílico

Si el primer paso a paso no funcionó, o querés pasar a una opción más eficaz, seguí estos pasos:

– Colocate los zapatos que vas a agrandar y rocialos por fuera con alcohol isopropílico.

– Caminá con los zapatos mientras el alcohol actúa y se seca.

– Repetí el procedimiento varias veces hasta conseguir tu talla ideal.

– Si no lográs buenos resultados, podés ponerte unas medias previamente remojadas con alcohol isopropílico y, después, calzarte.

– Caminá durante un rato más hasta que el alcohol se haya secado.

Tela

La mayoría de los de tela tienden a expandirse con el tiempo debido a su mismo uso, así que la opción más sabia es esperar a que esto ocurra de manera natural. Pero si los necesitás agrandar con urgencia, hacé esto:

– Llená de agua dos bolsas con Zip o con cremallera y asegurate de que no quede aire en ellas.

– Empujá las bolsas dentro de los zapatos hasta que queden bien ajustadas.

– Colocá los zapatos dentro de bolsas de plástico para evitar que se dañen una vez dentro del congelador.

– Metelos en el congelador y dejalos durante 24 horas hasta que el agua se haya congelado por completo.

– Retiralos del congelador y aplicá aire caliente con un secador de pelo para que las bolsas se derritan. También podés esperar a que el hielo se derrita de forma natural.

Por otro lado, si te preguntás cómo ensanchar unos zapatos que aprietan pero querés agrandarlos de forma sutil, se recomienda que los rellenes con medias gruesas bien enrolladas. Este truco no te funcionará si la punta del zapato es muy rígida, sin embargo, cuando se trata de calzado de tela esta opción puede ser eficaz.

Fuente: Un Cómo

COMENTARIOS