Cuarentena

Mientras todo explotó en Villa Azul, los vecinos preguntan por Ferraresi y Mayra Mendoza

La Villa Azul está ubicada entre el partido de Quilmes y Avellaneda , a la vera del Acceso Sudeste . En esta villa viven cerca de 3000 familias que, por 14 días, dependerán del Estado para conseguir cualquier insumo

lunes 25 de mayo de 2020 - 7:37 pm

“Todo explotó en la canchita de fútbol”, aseguran los vecino de Villa Azul, el barrio de Tigre que quedó aislado este fin de semana después de que se detectaran 53 casos positivos de coronavirus y otros 50 quedaran en estudio. Todas las entradas y salidas del barrio están bloqueadas con vallas de metal y patrulleros en las esquinas.

Como explicó Marcos Bonda, de 64 años, a La Nación, “nadie se lo tomó en serio. Los pibes se la pasaban chupando y jugando al fútbol en la cancha. Yo no fui a cortar la luz de la cancha porque me matan, pero se veía que esto iba a pasar”.

“Yo tengo un caballo que come avena, vivo con mi señora y no sé quién nos va a traer todo lo que necesitamos”, dice Bonda.

A diferencia de los barrios populares de la Ciudad, el barrio quilmeño está compuesto de casas bajas, muchas de ellas viviendas del Estado a medio hacer que ahora están tomadas. No hay cloacas, apenas tienen agua corriente y el barrio tampoco está dividido en manzanas.

Este es uno de los barrios más peligrosos y humildes del conurbano bonaerense. Está a pocos metros de Villa Itatí, que corre con la misma suerte en cuanto a las condiciones de vida, pero que, hasta el momento, solo tiene un caso de coronavirus.

El ministro de salud de la provincia de Buenos Aires, Daniel Gollán, hizo un recorrido y explicó al diario La Nación que con la clausura buscan evitar que la gente se mueva hacia otros barrios: “Solo podrán salir aquellos que tengan que hacer algún tratamiento médico o por alguna emergencia. Tenemos que evitar que esto se masifique“, dijo.

En cuanto al operativo, detalló que están trabajando con la comunidad para ir casa por casa, junto con los referentes: “Tenemos un comité de emergencia en un polideportivo y recorreremos el barrio preguntando qué es lo que necesita cada vecino, a nadie le va a faltar nada”.

Mientras tanto, los agentes del Dispositivo Estratégico de Testeo para Coronavirus en Terreno de Argentina (DETeCTAr) siguen buscando personas con cuadros febriles y la fila de vecinos que presentan síntomas y fueron trasladadas por el equipo del operativo para que les hagan el hisopado da casi la vuelta a la esquina. Hay cerca de 25 personas esperando y cinco ambulancias para trasladar a los casos más graves.

Manuel González dice que “esto era una joda”, y se hace cargo de haber participado de los partidos de fútbol: “Es verdad, acá se arman partidos hasta las 5 y viene todo el mundo, hasta había campeonatos femeninos. No se respetó la cuarentena. Yo también jugué, me hago cargo, hay que decirlo. Nos equivocamos”, relata quien en tiempos de normalidad es vendedor ambulante en el tren. Ahora sale a juntar cartones.

La explosión de casos en la villa Azul aparece tras una semana de fuerte presión de la provincia para que la ciudad redujera la apertura de comercios y críticas del equipo del gobernador Axel Kicillof contra la gestión de Horacio Rodríguez Larreta. Hoy volvieron a limitar la apertura de comercios y cerraron 80 estaciones de tren para disminuir la circulación interjurisdiccional .

COMENTARIOS