Mundo Insólito

Colgados del mapa: nunca se enteraron del coronavirus porque se fueron a navegar

La pareja, que vivía en Manchester (Reino Unido), cruzaba el océano Atlántico desde las Islas Canarias hasta el Caribe el mes pasado mientras -sin que ellos lo supieran- el nuevo virus comenzaba a expandirse por todo el mundo

lunes 25 de mayo de 2020 - 6:53 pm

Elena Manighetti y Ryan Osborne decidieron dejar sus trabajos, compraron un barco y se fueron a viajar alrededor del mundo, pero nunca se imaginaron lo que les iba a esperar a la vuelta.

La pareja de Manchester (Reino Unido), que había decidio cruzar el océano Atlántico desde las Islas Canarias hasta el Caribe, le dio a su familia una sola regla: podían mantenerse en contacto, pero no podían darles ninguna mala noticia.

Tras 25 días en el mar, y con muy poca comunicación con el mundo exterior, Manighetti y Osborne planeaba atracar en una pequeña isla del Caribe a mediados de marzo.

Cuando recuperaron señal de teléfono, mientras todavía navegaban por la costa, descubrieron que las fronteras de la isla estaban cerradas. Pero de la pendemia no habían aún oído nada.

La pareja tuvo prácticamente contacto nulo con familiares y amigos, por eso no tenían idea de la situación: “Les dijimos a nuestros contactos en tierra que no queríamos escuchar malas noticias”, recuerda Elena, cuya familia es de Lombardía, la región más afectada de Italia.

De vuelta en su bote, la pareja desvió su viaje a Granada y finalmente llegó a un área en el mar donde su señal 4G fue lo suficientemente buena. Allí se enteraron lo que estaba sucediendo.

“Una amiga nuestra ya estaba en San Vicente, que es donde pretendíamos dirigirnos. Nos las arreglamos para ponernos en contacto con ella 10 horas antes de llegar al muelle. Nos dijo que nos negarían la entrada ya que soy ciudadana italiana, a pesar de que no había estado en Italia en meses”, cuenta Elena.

Pudieron exhibir su historial de viaje ante autoridades de San Vicente y demostrar que no solo no habían estado en Italia en meses, sino que también estuvieron aislados durante 25 días en el mar.

Solo así pudieron volver a pisar tierra firme.

Elena y Ryan están a salvo en Bequia, San Vicente, pero están preocupados por cuánto tiempo podrán permanecer allí: “No queremos dejar San Vicente por ahora, ya que no hay ningún lugar abierto. Estamos acá por el momento con el objetivo de salir antes de que comience la temporada de huracanes a principios de junio”, afirma la mujer.

COMENTARIOS