Tenis ATP

“Me cagó a latigazos”: la denuncia de Pérez Roldán contra su papá que sacude al mundo del tenis

El ex tenista argentino, que llegó a ser número 13 del mundo, confesó el maltrato físico que recibió por parte de su padre y ex entrenador, Raúl Pérez Roldán

lunes 25 de mayo de 2020 - 5:00 pm

En 1998 a sus 29 años, Guillermo Pérez Roldán le puso fin a su carrera tenística en la cual llegó a ser número 13 del ranking mundial y pudo cosechar nueve títulos. Entretanto, el oriundo de Tandil se dio el gusto de llegar a los cuartos de final de Roland Garros en 1988, instancia en la que cayó con el legendario Andre Agassi.

Hoy, a sus cincuenta años, tomó la decisión de denunciar a su padre y ex entrenador públicamente, y lo hizo a través de una extensa entrevista concedida al diario La Nación.  “Creo que fue un visionario muy bueno, extraordinario en los detalles técnicos y un gran entrenador, pero lamentablemente yo fui su hijo. Hubiese preferido tener un peor entrenador y un mejor padre, simplemente eso”, inició el tandilense su descargo.

“Si yo te contara realmente las cosas fuertes, como perder un partido, entrar en una habitación y que te peguen una piña en medio de la boca con el puño cerrado. Y yo las corría todas, eh. O que te metan la cabeza en un baño o que te agarren a cintazos arriba de una cama. O un robo de cuatro o cinco millones de dólares. Todo lo que gané jugando al tenis, al otro día no lo tenía. Mi vieja (Liliana Sagarzazu) y mi viejo firmaron para sacarme la plata de mis cuentas”, agregó, dando detalles en diálogo con el periodista especializado en tenis Sebastián Torok.

Raúl Pérez Roldán junto a “La Ensaladera de Plata” 

“Un año gané tres torneos de ATP, en el ’87, ¡era junior, tenía 17 años! Después de ganar Buenos Aires me voy a Itaparica, en la primera ronda me toca un muchacho que se llama Tore Mainecke, jugué en otra superficie, venía de una que era súper lenta, hacía un calor, perdí y se subió a la cama y me empezó a cagar a latigazos porque decía que no me había movido bien. No puede ser. Cosas así, groseras”, reveló Pérez Roldán.

Además, acusó a sus dos padres de robarle el dinero de sus premios. “Terminé mi carrera y a los tres meses era pobre. No tenía ni coche. Llamé al banco de afuera, pedí una plata para irme de vacaciones y no había más. Y había varios millones de dólares. Además, teníamos casas, caballos de carrera, restaurante, departamento, etcétera. No cuento ni vivo con eso y sé que nunca la voy a tener”, prosiguió su denuncia.

Finalmente contó que su esposa lo convenció de invitar a sus padres al casamiento pese a todo el mal que le habían causado. “Mi papá me pide perdón delante de todos, me dice que ahora vamos a arreglar las cosas, qué se yo y me volvió a cagar. Me quiso hacer firmar unas cosas. Fui a Tandil y le dije: ‘Bueno, devolveme algo de lo que me sacaste’. Siempre yo tratando de ser generoso en el sentido de decirle: ‘Fijate, viví bien, si tenés que arrendar algunos departamentos yo veo cuando sea más grande’ , pero ni siquiera eso. Nada. Entonces le propuse: ‘Dame un poco y quedate con todo’ . No, tampoco. Entonces, le dije: ‘Mirá, papá, sigamos cada uno por su camino y listo’. Yo cuento con mi trabajo. Que te caguen tus propios viejos…”, explicó. “La herramienta fui yo para sacarme hasta el último centavo. Yo estoy bien, vivo bien. Pero de lo que hice en mi carrera, no tengo nada; cero”, cerró indignado.

COMENTARIOS