Salud

Cómo se puede detectar a tiempo una enfermedad renal

Si bien no da síntomas hasta una etapa avanzada, podemos prestar atención a ciertas cuestiones

viernes 29 de mayo de 2020 - 7:27 am

La enfermedad renal crónica (ERC) recibe el sobrenombre de asesino silencioso porque generalmente no da ningún síntoma hasta que se encuentra en fase avanzada y ya es irreversible.

En la fase terminal los riñones dejan de ejercer su función y la supervivencia solo es posible con terapia renal sustitutiva: diálisis o un trasplante. Sin embargo, si se detecta cuando es muy incipiente, es posible frenar su desarrollo con el tratamiento las patologías que provocan ese deterioro renal (la diabetes y la hipertensión, sobre todo) y con un estilo de vida saludable.

Realmente no hay un síntoma claro porque normalmente no hay dolor, pero estos son algunos de los signos que pueden avisar de la existencia de una enfermedad. Pero suelen aparecer cuando el problema ya está avanzado, es decir, en las primeras tres fases de las 5 con las que se describe la progresión:

– Retención de líquidos que se traduce, entre otras cosas, en que los tobillos se hinchan.

– Cambios en el aspecto de la orina y la frecuencia con la que se hace pis.

– Cansancio y fatiga.

– Anemia.

– Color cetrino de la piel.

– Erupciones, picor.

En las fases iniciales (1, 2 y 3a) pueden apreciarse algunos cambios más sutiles, como la presencia de espuma en la orina, que podría indicar (aunque no siempre porque puede ser algo puntual) la existencia de proteínas en la orina. No obstante, para detectar este signo es preciso prestar atención a aspectos como la cantidad de orina, el color, si está muy concentrada o diluida.

Los análisis de sangre suelen incluir un marcador de la función renal, la creatinina, que es una enzima que se elimina en el riñón y se produce por el metabolismo de los músculos. Tiene que estar en torno a 0,9 y 1,1, es decir, alrededor de 1. Si está un poco más alta es que hay un problema.

A pesar de que se trata de un marcador muy bueno y si está alterado es un indicador seguro de insuficiencia renal, solo detecta la existencia de problemas de cierta gravedad (a partir de las fases 3-4 de la enfermedad, ya que en las fases incipientes los niveles de creatinina suelen estar bien.

Para evaluar en esas primeras etapas el funcionamiento de los riñones es preciso recurrir a la tasa de filtrado gromerular, que mide lo que es capaz de filtrar el riñón. Se calcula usando una fórmula matemática que compara la talla, la edad, el sexo y la raza de una persona con sus niveles de creatinina sérica.

Si en los análisis se incluyera tanto el filtrado glomerular como la muestra de orina de 24 horas se detectarían muchísimos más casos y se haría una detección precoz.

Quienes deben prestar mayor atención a su función renal son aquellos que presentan un mayor riesgo de enfermedad renal crónica, que son pacientes con hipertensión, con diabetes, con enfermedad cardiovascular establecida y familiares de pacientes con enfermedad renal crónica.

Tener presente que la edad avanzada, la obesidad, una dieta con exceso de sodio, el abuso de medicamentos como el Ibuprofeno, el sedentarismo, el consumo de tabaco, alcohol y otras drogas son factores que elevan la probabilidad de sufrir patologías de los riñones.

Fuente: Cuidate Plus

COMENTARIOS