Salud

Cómo limpiar cada superficie con toallas de microfibra

Sacale el máximo provecho a estos paños

viernes 29 de mayo de 2020 - 7:57 am

Desde hace un tiempo los paños de microfibra vienen tomando más protagonismo en lo que a limpieza se refiere, por su poder absorbente y otras ventajas más.

Húmedas o secas, son una de las mejores herramientas para limpiar cualquier parte de tu casa. Con ellas se disminuye el uso de químicos, puesto que son muy efectivas por sí mismas, a diferencia de las de algodón. Solo necesitarás agua y, en algunas ocasiones, podés agregar limón, vinagre o bicarbonato de sodio para mejorar el resultado.

Cuando los compres fijate en sus dos características principales. La primera es la proporción entre el poliéster y poliamida. Entre las combinaciones que se pueden conseguir están 75/25, 80/20 y 70/30. Otra característica es la densidad que se expresa en gramos por metro cuadrado (GSM). Mientras mayor es la densidad, más absorbente será.

Combinar estos datos te servirá para escoger el mejor producto para una u otra tarea de limpieza. Por ejemplo, si vas a limpiar vidrios o espejos, te vendría bien usar una toalla 80/20 de 350 GSM. Para sacudir el polvo o tareas más generales podés usar una 80/20 220 GSM.

Dependiendo de sus características, algunas te servirán para pulir superficies, quitar el sucio, secar superficies húmedas, como paños de cocina, etc. La mejor manera de saber cuál es el mejor para cada tarea es probándolos.

Cuando se trata de limpiar el auto, son muy efectivas ya que no son abrasivas, por lo tanto no dañarán la pintura. Y las puedes usar tanto por dentro como por fuera del vehículo.

Es tan absorbente como para eliminar la humedad en la ducha o fregar los suelos. Y tan delicada como para pulir superficies lisas y brillantes sin dañarlas.

Para retirar el polvo

Para esta tarea se usan secas. Muchos aprovechan trapos reciclados para limpiar. Lo que sucede entonces es que las partículas quedan en el aire y en poco tiempo estarán de nuevo en el área que limpiaste. Lo que hacen estas toallas de microfibra es atraparlo entre sus fibras. De modo que la casa lucirá más limpia y mejora la calidad del aire.

Para limpiar el baño

La podés usar para secar la ducha o la bañera y para remover el sucio de las paredes. Agregá vinagre o bicarbonato de sodio a un poco de agua para sustituir los limpiadores comerciales.

También podés quitar el sucio que se acumula en la encimera y pulir las superficies cromadas de canillas, toalleras, etc.

Para limpiar superficies brillantes

Recuperá el brillo de ventanas, espejos, granito, vidrio y cualquier otro tipo de superficie preparando una solución de vinagre y agua y rociándola con ella. Luego frotala con la toalla. También lo podés hacer solo con agua o agregando algunas gotas de limón, lo cual te ayudará a dejar un olor agradable.

Para limpiar la cocina

Sirven para limpiar los líquidos que se derraman, secar los platos y electrodomésticos de acero inoxidable. Son muy efectivas para eliminar la grasa que queda en cualquier superficie.

El principal consejo que debes seguir en la cocina -también en el baño- es no mezclar las toallas entre sí. La que usas para limpiar, no la uses para secar los platos, por ejemplo.

Para limpiar el suelo

Bien sea que quieras solo retirar el polvo o hacer una limpieza más profunda al piso, las que uses deben ser muy absorbentes. Cuando vayas a limpiar humedecela y retirá el exceso de agua antes de pasarla.

Para limpiar los muebles

En este caso te servirán para quitar el polvo que se acumule y para retirar las manchas que tengan. Usá un poco de agua tibia para humedecer la toalla y luego frotar la superficie afectada.

Para limpiar el auto

Se utilizan tanto por dentro como por fuera, para retirar el polvo, limpiar las ventanas, las ruedas, las puertas, encerar y pulir. No hay peligro de dañar ninguna de las partes, gracias a su delicadeza.

 

Cómo cuidar las toallas de microfibra

El cuidado básico es no utilizar lejía ni suavizantes durante el lavado. Este último reduce su efectividad. Secarlas al aire, si tenés que usar máquina, asegurate de colocar la temperatura más baja posible. Nunca la planches porque podés quemas las fibras de la tela.

Podés lavarlas a mano o en máquina con temperatura tibia. No las mezcles con las toallas de baño ni entre ellas. Es decir, las toallas que uses para pulir las encimeras no las laves junto con las que uses para limpiar el suelo. En caso de ser necesario llevarlas juntas a la lavadora, ponelas en remojo antes en suficiente agua tibia.

Fuente: Toallas personalizadas

COMENTARIOS