Renegociación de deuda

“El Gobierno argentino no tiene ninguna comunicación sustancial con sus acreedores”

Si bien celebran la apertura de negociaciones, fondos internacionales como BlackRock, Ashmore y Fidelity intentan tener "diálogo directo" con los dirigentes argentinos

viernes 22 de mayo de 2020 - 11:54 am

Los grandes fondos internacionales como BlackRock celebraron a través de un comunicado la extensión de negociaciones con el Gobierno argentino, pero reclamó que éste hace un mes que no tiene “ninguna comunicación sustancial” con sus acreedores. Y pidió una discusión “directa e inmediata entre las partes”.

“Argentina anunció que extenderá por segunda vez su oferta de canje inicial, y los medios de comunicación informaron que Argentina no realizará los pagos de intereses vencidos de sus bonos”, sostiene el comunicado que difundieron el jueves con respecto a la fecha límite del 22 de mayo. “Si bien la falta de pago de dichos intereses por parte de Argentina resultará en defaults en las distintas emisiones de bonos, el Grupo entiende que Argentina ha expresado su intención de conversar con los acreedores durante la próxima semana para tratar de encontrar una solución integral”, afirman.

El fondo BlackRock, uno de los mayores acreedores del Gobierno

A pesar de que mencionan el hecho de que este viernes la Argentina incumplirá un pago de 503 millones de dólares, sostienen que están dispuestos a seguir negociando, dando a entender que no activarán, por ahora, la vía judicial.

“El Grupo celebra que Argentina haya expresado una intención de trabajar con los acreedores, pero las acciones hablan más que las palabras. Durante el último mes, Argentina no ha tenido prácticamente ninguna comunicación sustancial con sus acreedores”, reclaman.

“El Grupo cree que el camino hacia una transacción que cuente con el respaldo de los acreedores y que mitigue el impacto del incumplimiento inminente es a través de una discusión directa e inmediata entre las partes, y el Grupo insta a Argentina a participar en esas discusiones”, agregan.

Los bonistas sostienen que permanecen “listos y dispuestos a colaborar de buena fe con el Gobierno, y están comprometidos a encontrar una solución responsable a las dificultades financieras actuales de Argentina que sea consistente con sus responsabilidades fiduciarias ante los millones de personas que les encomendaron invertir en su nombre”.

El Grupo Ad Hoc es uno de los tres en los que se dividieron los bonistas. Está formado por administradores de activos que colectivamente poseen aproximadamente US$ 16.700 mil millones de bonos internacionales de Argentina, es decir cerca del 25% de total de bonos sujetos a este canje, suma que alcanza los US$ 66.000 millones. Este grupo tiene entonces una porción de bonos que puede bloquear cualquier acuerdo que se busque alcanzar con otros grupos de bonistas.

Otros de los fondos que componen este grupo son AllianceBernstein, Amundi Asset Management, Autonomy Capital, BlueBay Asset Management, Invesco Advisers, T. Rowe Price Associates, Western Asset Management Company y Wellington Management Company.

Estos acreedores presentaron el 15 de mayo una contrapropuesta de reestructuración que, según aseguran, “proporcionaría al país un alivio inicial y significativo de flujo de caja, y que se mantendría consistente con la trayectoria macro-fiscal anunciada por el Gobierno”.

COMENTARIOS