Coronavirus

Julio Fraomeni, denunciado por personal de Galeno: “Un sólo alcohol en gel para 200 trabajadores”

El dueño de Galeno quedó en el ojo de las críticas por parte de trabajadores de salud de esa prepaga, que registraron demoras en el pago de sus salarios y denunciaron graves faltantes de insumos de higiene para evitar contagios durante la pandemia

viernes 22 de mayo de 2020 - 4:00 pm

En ocasiones, las crisis constituyen momentos claves para el análisis de los comportamientos de la gente y sus modos de actuar, frente a lo que en muchos casos resulta incierto. En este marco, la pandemia de coronavirus ha puesto en jaque y ha develado las contradicciones del accionar de ciertas entidades en relación a discursos previos.

Este contexto no escapa al multimillonario Julio Fraomeni, presidente de la empresa privada de salud Galeno, quien, hace no mucho tiempo, supo decir que “el sector salud nunca fue importante para ningún gobierno”. Hoy su empresa enfrenta reclamos públicos por accionares polémicos y demoras en los pagos de los salarios.

En noviembre del 2018, el empresario brindó una entrevista a Forbes Argentina, la edición local de la revista norteamericana especializada en el mundo de las finanzas y los negocios. Además de jactarse de la magnitud de sus inversiones -con un plan que tenía como horizonte los US$ 100 millones-, el entrevistado había expresado que, en sus 30 años de trabajo, “el sector salud nunca fue importante para ningún gobierno”.

Muerte de Pérez Volpin: ahora las miradas puestas en Galeno y Julio Fraomeni

En esa misma charla, Fraomeni se había encargado de aclarar cómo era el accionar del Grupo Galeno frente a las crisis, momentos particulares en los que mayoritariamente las prepagas optan por bajar costos y calidad: “Yo tengo que hablar del caso particular de Galeno. Nosotros estamos tomando profesionales constantemente, no sacando, por lo cual siempre estamos tratando de que el médico esté más cerca de la gente”.

Hoy, sus palabras no son más que eso: palabras. Numerosas denuncias públicas se sumaron a los reclamos de la primera semana de mayo. Para ese entonces, los trabajadores de la salud registraban varios días de demora en el pago de los salarios correspondientes al mes de abril.

Alejandra Ruz, trabajadora del Sanatorio Dupuytren, del grupo Galeno, describió: “El sanatorio funciona como siempre, vamos todos los días a trabajar y no hay manera de que pierdan ingresos, los socios pagan la cuota e incluso diría que, ante el riesgo de la pandemia, la abonan más al día que nunca, y al mismo tiempo el sanatorio tiene menos gastos“. A su vez, Ruz confirmó que el retraso en los pagos se repetía en otros seis sanatorios del grupo y que en ningún momento se les brindó una explicación formal de la demora.

Jorge Sola, secretario general del Sindicato del Seguro y secretario de Prensa y Comunicación de la CGT, había afirmado que “la estructura económico financiera de la empresa tendría que sostener lo mínimo que son los salarios”.

Al comienzo de la cuarentena, las empresas privadas de salud llegaron a tener al menos 100 denuncias por excesos de los empresarios. Entre ellas, se encuentran algunas realizadas al Grupo Galeno por varios trabajadores. ¿Los motivos? No haber tomado las medidas de higiene necesarias para su personal, por ejemplo.

Quién es Julio Fraomeni, el todopoderoso dueño del Grupo Galeno

“Teníamos un alcohol en gel para 200 trabajadores. Nos preguntaron en qué parte del decreto decía que la empresa estaba obligada a comprárnoslo. Que juntemos plata entre todos y compremos nosotros”, afirmó una trabajadora en diálogo con El Destape.

En Galeno nos dijeron que nos imprimiéramos permisos que no tienen ningún dato y que fuéramos a trabajar igual. Que con eso y el recibo ya podíamos circular”, continuó indignada.

Por otra parte, el Gremio Odontológico Argentino envió una carta dirigida específicamente a Fraomeni en la que le reclama la actualización de los aranceles frente a los nuevos costos que implica la práctica odontológica, en el marco de las políticas de cuidado.

 

El empresario se encuentra entre los doce hombres más ricos de la Argentina, con una fortuna que supera los US$ 920 millones. Sin embargo, ante las crisis, pareciera no tener el mejor comportamiento, como supo jactarse en 2018.

COMENTARIOS