Negocios

El polémico tesorero de San Lorenzo es el nuevo dueño de Garbarino

Carlos Rosales finalmente ganó la pulseada y se quedó con la empresa; a finales del 2019, fue denunciado por un ex socio por una estafa de 220 millones de pesos

jueves 21 de mayo de 2020 - 5:50 pm

El grupo Prof del polémico dirigente de San Lorenzo Carlos Rosales llegó a un preacuerdo para convertirse en el nuevo dueño de la cadena de electrodomésticos Garbarino.

El encargado de anunciar la operación no fue la empresa vendedora ni la compradora, sino el Secretario General de la Federación Argentina de Empleados de Comercio y Servicios (Faecys), Armando Cavalieri, quien a través de un comunicado señaló que este preacuerdo “permite salvaguardar a la empresa de una situación verdaderamente apremiante”. Por otro lado, Cavalieri remarcó el compromiso del Grupo Asegurador PROF: en su propuesta “garantizar así los miles de puestos de trabajo”.

Denuncian por una estafa millonaria a un dirigente cercano a Tinelli

Tras participar de una reunión con Rosales y el actual titular de Garbarino, Carlos García, Cavalieri afirmó que este preacuerdo “brinda un marco de tranquilidad y de previsibilidad para los más de 4300 empleados que prestan sus servicios en la cadena de electrodomésticos”. Por otro parte, desde el gremio destacaron el compromiso asumido por el Grupo PROF ante los salarios adeudados: “La firma se comprometió a pagar entre $50 y $70 millones de pesos concernientes al pago de los sueldos”.

Quién es Carlos Rosales

A finales del 2019, Rosales estuvo envuelto en una polémica al ser denunciado por un ex socio por estafa, defraudación por administración fraudulenta y falsificación de documentos públicos. En total, el monto por el que se le reclamó es de 220 millones de pesos. La demanda, patrocinada por el abogado Santiago Blanco Bermúdez relata cómo Rosales, en su calidad de titular de PROF, convocó al empresario Alberto Castro a principios del 2017 para hacer un aporte de capital de 12 millones de dólares.

Tal como informó Nexofin a comienzos de enero, el ahora ex socio acusó a Rosales de “inflar” las liquidaciones, quedándose con la diferencia entre lo que correspondía pagar por el siniestro y lo que efectivamente salía de la aseguradora.

Las discusiones internas entre ambos escalaron hasta que el pasado 3 de noviembre, cuando el hombre cercano a Marcelo Tinelli le informó a su fugaz socio que el acuerdo había terminado y que él mismo se iba a hacer cargo de la conducción de la empresa.

Castro recibió explicaciones insólitas. Por ejemplo, que la decisión había sido tomada en una reunión del Consejo de Administración celebrada el propio 30 de octubre, es decir, el mismo día en el que el empresario había hecho su segundo desembolso, para completar los más de 200 millones de pesos.

Para sellar su salida, Rosales le entregó 30 láminas representativas de los títulos cooperativos de capitalización, por un valor de U$ 222.000 cada uno. Es decir, algo más de seis millones y medio de dólares, la mitad del aporte que había realizado Castro.

“Todo fue armado para desplazarme y para estafarme”, insistió Castro en su denuncia, en la que además pidió una medida cautelar que no afecte el normal funcionamiento de PROF, pero que salvaguarde los inmuebles que él mismo aportó.

COMENTARIOS