Entrevistas

Entrevista a María Freytes: el juego de las diferencias entre la conducción y el panelismo

Joaquín Vega

Periodista deportivo, Licenciado en Ciencias de la Comunicación (UADE) y Redactor en Nexofin

En diálogo con Nexofin, la comunicadora comparte su actualidad en cuarentena, sus desafíos al salir al aire y brinda frases que rodean su mundo de contenidos en #Meryland

jueves 21 de mayo de 2020 - 1:15 pm

Con espontaneidad y una sonrisa, María Freytes se define como escritora, filósofa de la vida, standupera y comunicadora.

Es licenciada en Sistemas y cuenta con un Máster en Ciencias Políticas y Economía. Sin embargo, en un momento de su vida, se dio cuenta de que su verdadera pasión era trabajar en los medios. Su arribo a la televisión fue gracias a Gastón Portal.

Actualmente comunica a través de sus redes, charlas, talleres, columnas, escritos y conducciones en Meryland.

“Surgió porque en algún punto te quieren como etiquetar y encerrar en algo. Me sale como el gato enjaulado y te digo no. Hay una parte que es el #Filosofanding, el #ABañoMaría y la que es más de conductora con #BloodyMary. Empecé a pensar en distintas pelotas de diferentes colores. Es como un mix y no me gusta lo monotemático”, comenta la protagonista sobre su universo de contenidos.

En diálogo con Nexofin, la comunicadora comparte su actualidad en cuarentena, sus desafíos al salir al aire y brinda frases que rodean su mundo.

Nexofin (N): ¿Cómo viene esa vida de cuarentena?

María Freytes (MF): Muy variada. Cada semana fue un mundo. La primera arranque con manualidades y hacer pendientes. La segunda, fue más de mirar que esto es algo más universal.

En la tercera decir “Che, pará! Tengo que ser más maestra particular y menos filósofa porque el más pequeño de mis hijos puede hacer agua”.

Después, volvés a la filósofa, a la cocinera y querer salir a dar una vuelta a la manzana. Ya no sé cuántas semanas vamos. Cada día es un mundo.

N: ¿Algún nuevo hobby que hayas desarrollado en este tiempo libre?

Docente jaja. Fui en un momento de mi vida. Afloró por necesidad y también está bueno porque tu alumno es tu propio hijo.

N: ¿Qué lugar ocupa el humor en esta etapa?

Siempre está. En esta etapa, por supuesto. Tiene que ser un canalizador de situaciones límites o no tan límites.

Es como un aviso o un código de que estamos saltando al otro lado de la verja. Desdramatiza, aliviana y es inteligente; tiene la capacidad de decir cosas en serio pero de una forma que no es tan solemne.

N: Alguna vez soñaste con tener un late night show y lo cumpliste con Bloody Mary en LN+, ¿qué otro desafío tenes en mente?

Quiero volver a ese que duró muy poco. Me encanta; hago #Filosofanding todas las semanas o cada quince días y a veces me gustaría como hilvanarlos en una charla que puede ser un pequeñito unipersonal. Hay algo por ahí que estoy queriendo desarrollar.

– Una rebelión a los mandatos En colaboración con @ezequielborensztein Look: @werock_ar #reflexion #filosofia #coraje #mandatos #filosofandingconfreytes #meryland

Una publicación compartida por Maria Freytes (@maria_freytes) el

Después, conducir siempre. En el fondo aparece el mundo de las ideas que es lo que me gusta.

N: En retrospectiva, ¿cómo evalúas tus trabajos en televisión?

Cuando fui conductora, conforme. Cuando fui panelista, no me gustaba. Depende qué programa; se mostraba una parte mía y no toda.

Hay algo en la televisión en que tenes que ser muy respetuosa del espacio del otro. Entonces, no tenes que pisar al otro. Podes aparecer, pero no tanto. Todos códigos que a mí me resultan raros de entender.

Creo que saqué siempre un costado muy conciliador que es muy propio mío. No sé, había un tema que lo hubiera llevado a 20 mil millones de lados, pero uno es una rama del conductor principal. Si quiere ir hacia ciertos lados, no.

El panelismo quedó bien para entender, pero después dije “Chau, ya está”.

María Freytes y su equipo (Carolina Amoroso, Martina Rua, Esteban Menis y Juan Pablo Sioffi) de Bloody Mary en LN+ recibiendo a Andrea Frigerio

N: ¿Etapa cerrada?

Etapa cerrada… bueno, nunca digas nunca.

N: ¿Qué es lo que más te apasiona a la hora de entrevistar?

Me gusta mucho conocer como las máximas de la persona. Siento que cada una es un mundo y que te regala la posibilidad de entrar y contarte como lo mira, observa, qué trae y qué cosas/mandatos/filtros aprendió.

Te regala experiencias y distintas miradas. Me gusta mucho ampliar la mirada permanentemente.

N: ¿Cuál es tu mayor desafío a la hora de salir al aire?

No sé si desafío… pero lo que si busco es divertirme. Llegar más preparada; a veces, llego con lo puesto. También confiando en que lo puesto te viene preparando hace bastante tiempo.

Si algo de entrada no me gusta, hacerle caso a esa alerta. Una es conductora pero también es un poco productora. Sobre todo, disfrutarlo y estar conectada.

N: ¿Una frase de cabecera?

“Vamos viendo”.

N: ¿Una frase hecha que cuestiones?

“El show debe continuar”. Me resulta muy loco; he visto gente que tiene ganas de hacer un duelo y el show continúa. No, me parece ridículo y no lo puedo entender.

¿Puedo agregar una?

N: Sí.

“El rating manda”. No; puede ser un signo de estupidez enorme.

Cultura del Ocio, otro de los proyectos de María Freytes en LN+. El magazine habla de tendencias con novedades de diseño, moda, costumbres y bienestar

N: ¿Libros o películas?

Mmm… los dos. Creo que el libro; me cuesta más y la película queda más cómoda. El libro te mete una fibra distinta y cala más fondo.

N: ¿App favorita?

Instagram. Es con la que me quedé. Soy más de touch and go y acá hice un touch más largo. Aunque Twitter la disfruté mucho y ahora la tengo abandonada; la aprecio.

N: ¿Lo seguís utilizando?

No, cero. Estoy vaguísima. La usé y nunca más. Quede echada; “Se me echó la burra”, otra frase.

N: ¿Un defecto?

Mmm… justo lo hablaba con un amigo. Creo que a veces tengo que soltarme más y disfrutar. Más el “Vamos viendo” y en algún punto me termina saliendo la virginiana estructurada y perfeccionista que al final quiere controlar y saber exactamente cómo va a salir.

En un punto, no me como más ese defecto. Creo que es un signo de boludez absoluto porque no te deja expandir a hacer más cosas.

Creo que un signo de inteligencia es ‘Vamos viendo’. En eso estoy; dinamitar todo lo que tiene que ver con exigencia y perfeccionismo que ya no garpa ni suma.

N: Para cerrar en un concepto, ¿María Freytes es…?

Filósofa, madre y mujer de la vida.

COMENTARIOS