Política

Los primeros seis meses del gobernador Ricardo Quintela, marcados por escándalos y denuncias

Conflictos con el sistema de salud provincial, denuncias por corrupción, un cuestionado asesoramiento pedido al procesado Amado Boudou y la minimización de la cuestión de violencia de género, todas polémicas que tienen un mismo protagonista

miércoles 20 de mayo de 2020 - 5:21 pm

A casi seis meses de su asunción, Ricardo Quintela, actual gobernador de La Rioja, ya lleva contabilizados en su haber varios hechos polémicos que lo han tenido como protagonista y que significan una mancha para la gestión provincial.

Denuncias públicas, frases desafortunadas, hechos de corrupción que quedaron estancados y un enfrentamiento con el sistema de salud riojano; todos acontecimientos atravesados no sólo por la pandemia sino por un contexto de desesperación, desidia y promesas incumplidas.

Con un currículum extenso que abarca casi 40 años de ejercicio político, en los que se destacan sus funciones como Diputado Nacional e intendente de la Ciudad de La Rioja, su perfil se completa con hechos polémicos acontecidos recientemente y que trascienden a todas las áreas: salud, política -nacional e internacional-, economía y género.

El primero de los ejes puede ser considerado uno de los más resonantes en el último tiempo y que atraviesa al país. La propagación del coronavirus continúa siendo una prueba constante para las condiciones del sistema sanitario local. Mientras que en “tiempos normales” muchos se jactan del valor de la salud pública y su defensa como derecho de todos, en las situaciones adversas ocurren otras cuestiones. Luego de que Quintela acusara a los médicos de su provincia de propagar el coronavirus por falta de responsabilidad, muchos miembros del personal sanitario salieron en varios medios a declarar y develar la realidad que les toca atravesar. Cabe recordar que posteriormente a las acusaciones, una médica sufrió amedrentamiento y el incendio de su auto por haberse infectado con Covid-19.

El Consejo Médico denunció en un comunicado “la carencia de insumos para atender los casos, y la falta de elementos apropiados para poder prestar la atención médica con seguridad”. Así mismo, quienes se pronunciaron fueron miembros del Colegio Médico Gremial de La Rioja, que denunciaron “innegable deficiencia en la provisión de medios de protección” y reclamaron “pagos complementarios, descansos compensatorios, provisión de equipos de bioseguridad seguros, testificación a todo el equipo de choque”. Una gran parte de las quejas se registraron en las redes sociales, donde en todos los casos cosecharon cientos de “likes” y comentarios.

En lo que respecta al segundo eje, que contempla al área política y económica, recientemente Quintela fue protagonista de un hecho insólito en el que pidió asesoramiento del condenado Amado Boudou (por la causa Ciccone), con el objetivo de establecer un plan para absorber las deudas de los trabajadores estatales. Fuentes cercanas al entorno e incluso el mismo gobernador, negaron que el ex vicepresidente se incorpore al staff con algún cargo en la gobernación.

No es la primera vez que el ex intendente de la Ciudad de La Rioja establece contactos estrechos y tiene vínculos con la corrupción. Dos años atrás, varios concejales pidieron una sesión especial por presuntos actos de corrupción de Ricardo Quintela y sus ex funcionarios. Establecieron una resolución caratulada como “Secretaria de Ambiente investigación administrativa rendición de cuentas de proyecto Fortalecimiento y Mejoras Sitio Disposición de Residuos” en la que destacaron la investigación que derivó “en una denuncia penal formulada por Fiscalía Municipal por la supuesta comisión del delito de defraudación en contra de la administración publica” y que tuvo como principales acusados a los ex funcionarios municipales Ricardo Quintela , Carlos Machicote, María Claudia Ortiz y Marcelo Becerra.

La denuncia penal se había realizado ante el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Nacional Nº 11 a cargo del juez Claudio Bonadío para que sean investigados en el marco de la acción penal. Frente al hecho, Quintela advirtió que en 30 años de carrera política jamás lo habían acusado de corrupto, y así, de la misma manera que sus declaraciones se fueron llevadas por el viento, la causa parecería tener el mismo destino.

En materia de política internacional, el ex presidente de Bolivia, Evo Morales, fue invitado a principios de marzo del corriente año a la provincia de La Rioja, donde el gobernador expresó: “Estamos muy orgullosos de tener la presencia de Evo Morales en nuestra provincia porque fue un presidente que verdaderamente hizo historia en su país y bregó por la unidad de toda Latinoamérica. Además dejó todo, incluso su propia tierra para defender y proteger a sus conciudadanos, lo cual habla de su grandeza como político y como persona“. No hay que dejar de mencionar que al ex mandatario boliviano se lo denunció por “crímenes de lesa humanidad” y corrupción en su país.

Como temática final, y para trascender todas las polémicas, luego del insólito furcio en una entrevista en la que lamentó tener “cerrados los cabarets” (por el contexto de pandemia), a principios de mayo Quintela se refirió a los presos por violencia de género que gozaron del beneficio del arresto domiciliario y sus comentarios no tardaron en generar polémica: “No son ciudadanos peligrosos para la sociedad, tuvieron un conflicto conyugal o matrimonial, y están privados de la libertad por violencia de género, no por los delitos que normalmente solemos encuadrar como peligrosos para la sociedad civil”.

Pareciera ser que las polémicas no cesarán. Por lo pronto y muy a pesar de la mayoría, La Rioja cosecha más “ruido” que “nueces”.

COMENTARIOS