Salud

Qué es la higiene postural y cuál es su importancia

Qué podés hacer para mejorar tu postura tanto en el trabajo como al dormir

domingo 24 de mayo de 2020 - 7:01 am

Higiene postural se refiere a un conjunto de recomendaciones para evitar el dolor de espalda, con la protección adecuada de la columna vertebral.

Las personas suelen experimentar dolor cervical o lumbar con relativa frecuencia. En muchos casos el ritmo de vida será un factor que influirá, dado que el sedentarismo propicia las molestias de espalda y cuello. A esto se agregarán, además, las malas posturas.

La falta de recambio en las posturas por largos períodos entumece músculos y tendones. La falta de actividad física se traduce en un promedio mayor de peso con la epidemia de obesidad mundial. Aunque no sólo el tejido graso es el problema, sino que también los músculos sufren debilitándose.

Al rescate de las consecuencias óseas y musculares que tiene el sedentarismo, aparece la higiene postural. En lo básico, estamos hablando de correcciones a la hora de sentarse y de estar de pie, y modificaciones en la postura de dormir. En la parte más activa, ayuda a cargar peso de manera saludable y realizar actividad física con los parámetros correctos para no lesionarnos.

El principal beneficio será la protección de las articulaciones a lo largo de la columna vertebral, así como evitar contracturas en zona de espalda y cuello. A su vez, mejorará el movimiento y la presencia de dolores.

En caso de que el dolor se prolongue en el tiempo o empeore en su intensidad, se sugiere hacer una consulta al médico o especialista en columna vertebral para guiar el proceso diagnóstico.

Correcciones a la hora de sentarse y de estar de pie

– Evitar largos períodos de tiempo en la misma postura, idealmente no más de 30 minutos.

– Mantener correcta postura al sentarse, sin una posición anterior de la cabeza.

– Tener cabeza y tronco alineados.

– No permanecer por largos períodos con la cabeza mirando hacia abajo o hacia arriba.

– Al usar computadoras, ubicar el monitor a la altura de los ojos. El teclado, a su vez, debe ser ancho.

– Prestar atención a la necesidad de usar anteojos si hay trastornos de la vista.

– Emplear sillas que permitan sentarse con la espalda apoyada y pies en el suelo. Se prefieren aquellas que tienen apoyabrazos.

Modificaciones en la postura de dormir

Se prefiere la posición de costado y boca arriba. Esto debe combinarse con el uso de una única almohada, ni muy baja ni muy alta.

Como en la posición erguida, alinear cabeza y tronco, sin poner las manos debajo del cráneo ni colocar la boca hacia abajo. El colchón es fundamental, ya que una mala calidad será imposible de contrarrestar con las posiciones.

El lugar para dormir es la cama. Descansar en muebles que no han sido preparados para dicha función es contraproducente, como sucede con el sofá y los sillones.

Ajustes al llevar peso

Si vamos a cargar peso o tenemos que realizar un trabajo con fuerza, es importante:

– Distribuir las cargas entre ambos miembros superiores u hombros, en el caso de que se esté llevando peso o una mochila.

– Si se debe levantar peso que se encuentra apoyado en el piso, doblar las rodillas al alcanzarlo.

– Usar tarima o escalera en caso de tener que recoger bultos que se encuentren por encima de los hombros.

– Mantener las cargas cerca del cuerpo.

– Aprender a posicionarse adecuadamente, privilegiando el alineamiento de la columna vertebral y distribución de cargas.

Realización de actividad física

Se sugiere varias veces por semana, de tipo aeróbica. Puede ser caminar, correr, nadar y andar en bicicleta. Combinarse con ejercicios de estiramientos musculares.

Aún en el trabajo, es recomendable mantenerse activo, toda vez que sea posible. Y en el trayecto hacia allí, se sugiere usar menos medios de transporte motorizados. En casa se puede implementar una movilidad mínima, caminando mientras se habla por teléfono, por ejemplo.

Fuente: Mejor con salud

COMENTARIOS