Alimentación

Consejos para congelar el pescado

Qué hacer y qué no para que mantenga su sabor y textura sin el riesgo de sufrir intoxicaciones

sábado 23 de mayo de 2020 - 7:03 am

Si querés consumir alimentos días, semanas o incluso meses después de comprarlos, es fundamental saber congelarlos correctamente para conservarlos en buen estado. De esta forma, podrás seguir disfrutando de su sabor y su textura sin el riesgo de sufrir intoxicaciones.

Cuando hablamos de pescado, lo mejor siempre será consumirlo fresco, pues la calidad de la carne y sus sabores se apreciarán mucho más. Sin embargo, si querés saber cómo congelarlo, estos son los mejores métodos.

– Congelalo lo más rápido posible después de llegar a casa.

– Limpialo antes de congelarlo. Quitá los restos de sangre y las escamas que contenga, así como las vísceras si no lo han hecho en la pescadería.

– Quitá la humedad del pescado secándolo con papel absorbente antes de meterlo en el congelador.

– Regulá los grados del congelador a -18ºC.

– Introducilo en una bolsa de plástico, un tupper o cualquier otro recipiente de cierre hermético apto para la congelación. Si usás bolsas sin cierre, podés cerrarlas con una pinza de plástico.

– Anotá el tipo de pescado y la fecha en la que lo congelaste para controlar los tiempos.

– Guardalo en el cajón superior, pues es la zona más fría y la más adecuada para congelarlo.

Con este paso a paso, podrás congelar el atún rojo o cualquier otro pescado entero. Este método es especialmente útil si querés concinarlo al horno.

Cómo congelar el pescado troceado paso a paso

Por la comodidad y el espacio, puede que te sea más fácil congelarlo en trozos. Además, la gran ventaja es que podés descongelar solo las porciones que vas a comer. De esta forma, evitás descongelarlo más de una vez y arriesgarte a perder sus cualidades nutricionales.

Para cortarlo en trozos, tené en cuenta la forma en la que querrás cocinarlo luego: en rodajas, en filete u otros cortes. Seguí estos pasos:

– Como harías si estuviera entero, congelalo apenas llegues a casa.

– Limpialo y secalo.

– Trocealo usando el corte que desees. Este método será ideal si planeás cocinarlo a la plancha, ya sea lenguado, merluza, lubina u otros.

– Guardá los trozos en bolsas de plástico o tuppers. Cerralos y metelos al congelador en la misma temperatura del método anterior.

¿Se puede congelar el pescado enharinado?

Tanto el fresco como el enharinado pueden congelarse para consumirlo en el futuro. En muchos supermercados podrás comprar ya congelado, pero también podés enharinar una pieza fresca y congelarla en casa. Una vez enharinado podrás congelarlo con cualquiera de los métodos sugeridos anteriormente.

Todos los pescados pueden congelarse, pero mientras más rápido se congelen y mientras mejor se controlen las fechas, será más fácil evitar las intoxicaciones.

Cuánto tiempo se puede congelar

Un aspecto importante a tener en cuenta es el tiempo que puede pasar en el congelador antes de ponerse malo. No todos duran lo mismo, así que es necesario saber previamente si es blanco o azul.

Los blancos pueden congelarse por un período de 6 meses, pero los azules duran hasta 3 meses. A diferencia de los primeros, los azules contienen más grasas y estas se oxidan más rápidamente, así que el tiempo para consumirlo en buen estado también se reduce.

Cuánto tiempo hay que congelarlo para evitar el anisakis

El anisakis es un parásito que suele habitar el aparato digestivo de los peces y que puede transmitirse a los humanos a través del consumo de pescados infectados. Incluso si comprás fresco para consumirlo inmediatamente, es aconsejable congelarlo previamente para evitar el anisakis.

Una vez que lo hayas limpiado de vísceras y sangre, deberás congelarlo durante un período de 24-48 horas a -20 °C. Podés mantenerlo en el congelador hasta cinco días antes de cocinarlo.

Tené en cuenta que solo será necesario seguir este proceso cuando vayas a consumir el pescado crudo o semicrudo. En casos en los que planees guisarlo, freírlo o cocinarlo, no tendrás que preocuparte, pues las altas temperaturas se encargan de eliminar los parásitos.

Otros consejos

– Se pueden congelar los pescados descongelados siempre y cuando los hayas cocinado previamente. De lo contrario, no podrás volver a hacerlo.

– Lavate muy bien las manos y mantené limpia la encimera donde tratarás el pescado antes de congelarlo. Las bacterias que contenga no mueren al congelarse: se desactivan y vuelven a activarse cuando se descongela.

– Anotá siempre la fecha de congelación y el tipo (blanco o azul) para controlar el tiempo que puede pasar congelado.

– Si sospechás que el que has comprado ha sido congelado previamente, no lo vuelvas a congelar en casa.

– Si no has podido congelarlo rápidamente al llegar a casa, o has tardado mucho en llegar, no lo congeles. Habrá estado demasiado tiempo expuesto a temperatura ambiente y habrá perdido la cadena de frío.

Fuente: Un cómo

COMENTARIOS