Violencia de género

Terrible declaración contra Sebastián Villa en la causa sobre violencia de género

Tanto la amiga de Daniela Cortés como la antigua empleada doméstica de la expareja revelaron estremecedores episodios del futbolista de Boca Juniors con la víctima

domingo 17 de mayo de 2020 - 5:48 pm

Se suma un nuevo e importante testimonio a la causa contra Sebastián Villa. Erika Osorio Rojo, administradora de negocios internacionales y mejor amiga de Daniela Cortés, reveló cómo vivía ella la violencia del jugador de Boca Juniors para su entonces pareja.

Lo hizo ayer, en su casa de Colombia y vía Zoom, con la fiscal de Lomas de Zamora, Verónica Laura Pérez; Fernando Burlando, abogado de la víctima; y Martín Apolo, defensor del abogado. “Hace dos años (Daniela) viene contándome sucesos de maltrato, siempre después de cada suceso me contaba… siempre en los chats me contaba de que ya estaba cansada de que pasara lo mismo, me mandaba incluso las fotografías de las golpizas, igual video llamada en el momento que pasaba el suceso, porque era la única persona a la que recurría con confianza”, comenzó el relato.

Osorio Rojo comentó que, en sus contactos, Daniela “a veces sangre de las golpizas”. Según pudo recopilar Infobae, continuó: “Daniela me llamaba muy mal después de cada golpiza, ella se escondía en el baño a contarme que la había golpeado, me mandaba esas fotografías impactantes, con sangre, pidiéndome un consejo que yo no sabía cómo darselo, me sentía impotente, simplemente le decía que lo dejara que no iba a cambiar”.

La declarante manifestó el último video que le envió Daniela fue el 27 de abril, pero que no guardó nada porque no quería “tener esas cosas tan fuertes en el celular” y contó cada cuánto se daban las agresiones: “Eran cada veinte días o un mes, o los días que él podía estar con ella cuando no estaba concentrado con el equipo. Ella podía llamarme una semana, decirme que estaba bien muy felices y a los dos o tres días llamarme diciéndome que le había pegado, que estaba con su manera bipolar, no pasaban más de quince días sin poder estar bien”.

Aseguró que las laceraciones de la víctima eran producto de “golpes, puños, patadas, empujones fuertes, jalones de pelos” y que en las fotos veía “sangre en su rostro, en su nariz ,en la frente, en los labios, una vez en el brazo; ella tiene cicatriz en el brazo de una de las golpizas”. Pero todo empeoró con la llegada del coronavirus: “En cuarentena ya la estaba pasando muy mal con él, día por medio me llamaba hablando de su agresividad”.

“Ellos tenían picos de euforia, de mucho amor y picos muy malos de agresividad, celos compulsivos, celos enfermizos diría yo entonces era un sube y baja de emociones”, contó sobre la relación, y aseguró que la violencia no era solo física “sino también verbal y psicológico en el que él la humillaba, le bajó su autoestima como mujer, le decía que era muy fea, que le faltaba cola, echándola del apartamento”.

“Le decía que como mujer siempre le faltaba algo, que siempre le criticaba algo, que estaba gorda, que le faltaba cola, que los senos, su autoestima se la mantenía por el suelo. Y eso llevó a Daniela a querer quitarse la vida en uno de los episodios”, agregó.

Además, habló sobre el embarazo que Cortés declaró haber perdido producto de los golpes de Villa: “Hace aproximadamente un año ella me lo contó, se hizo varias pruebas que resultaron positivas, y luego de uno de los episodios de golpizas tuvo un sangrado y no quiso ir al médico porque sintió mucho dolor y aparte de eso tenía el sangrado”.

Daniela Cortés junto a su amiga Erika Osorio Rojo, que declaró en la causa (Instagram)

Ayer también declaró, por la misma vía y ante la misma fiscal, Edith Valencia Rasayaco, quien fuera empleada doméstica de la pareja durante su estadía en Puerto Madero (antes de mudarse a Canning). “Una vez que llegué, ella me recibió y me dijo que le dolía la cabeza, porque se había caído en el baño, y yo le pregunté cómo había sido y me dijo que se había resbalado. Estaba opacada, triste, sola, tenía discusiones con su pareja pero ahí nomás. Ya el último intercambio que tuvieron, la última riña regresó a Colombia, no sé qué problema había habido”, declaró la trabajadora peruana.

Tras la consulta de la fiscal, detalló aquel episodio: “Le vi como un chichón y un moretón al costado de la cara, por la sien habrá sido, y le dije que fuera al médico y ella me dijo que se le iba a pasar que ya tomó pastillas”. Y confesó que luego, Daniela le dijo que esos golpes habían sido “porque él le había puesto la mano…”: “Ese día que se cayó en el baño me dijo que se había resbalado, después me dijo que ese día que se cayó fue porque Sebastián le puso la mano”.

En el informe, la fiscal afirmó que el testimonio “arroja una valoración de riesgo de violencia grave de NIVEL ALTO (con valoración de 11 puntos)”.

Si sos víctima o conocés a alguien que sufra violencia de género llamá al 144 las 24 horas.

“Villa me filmaba para humillarme y le mandaba los videos a sus amigos”

Las confesiones de la madre de Cortés que complican a Sebastián Villa

Escándalo: Sebastián Villa filtró tres videos para defender su denuncia por extorsión

COMENTARIOS