Policiales

Detuvieron a un escribano a punto de tirar al río una valija con un cuerpo sin cabeza

El detenido explicó que asesinó a la víctima luego de un fallido intento de robo en su escribanía; al allanar su trabajo encontraron una hidrolavadora para quitar manchas de sangre

jueves 14 de mayo de 2020 - 1:18 pm

Un escribano fue detenido este miércoles por la noche a la vera del Río Luján junto a una valija que llevaba en su interior un cuerpo desmembrado, que estaba a punto de ser lanzado al agua.

Los efectivos policiales de la Comisaría 1º de Luján fueron alertados por un llamado al 911. Al llegar al cruce de Mitre y Padre Salvaire, una zona usualmente concurrida con un restaurant en el lugar y varios espacios donde se reúnen familias los fines de semana, encontraron a un hombre con manchas de sangre en las manos y en el piso que lo rodeaba, restos de masa encefálica.

El hombre había llegado hasta el lugar a bordo de su BMW, que estaba estacionado a pocos metros de allí.

La Policía vio cerca del escribano, identificado como Ricardo Ignacio Baladía, de 56 años, una valija cerca de la orilla del Río Luján. Al acercarse encontraron un cadáver desmembrado. De hecho, según explicaron al sitio de noticias local El Civismo, de la valija salía un torso que ya estaba semisumergido en el agua.

No se sabe el género de la víctima: no hay restos que determinen el sexo. La autopsia comenzará con el torso, luego otros miembros inferiores que fueron encontrados serán analizados: el cuerpo no está completo, se cree que el resto está en el río. No se encontró, por ejemplo, la cabeza. El documento en el BMW corresponde a un hombre.

Sin embargo, la versión de Baladía ante la policía es contradictoria: primero dijo que mató a un hombre, luego a una mujer.

Tras ser detenido, se identificó al hombre como un escribano de profesión, con domicilio en Castelar y estudio en Morón. Ricardo Ignacio Baladía fue acusado de homicidio y a la Policía les explicó que mató al hombre porque lo sorprendió mientras intentaba ingresar a su escribanía, supuestamente para robarle. Así, el escribano reconoció -en una declaración que deberá ratificar ante la UFI N°10 de la jurisdicción, que investiga el caso- que le disparó varias veces y cortó el cuerpo en fragmentos.

Vísceras y una hidrolavadora

Luego la Policía Científica registró el lujoso vehículo del asesino y encontró un documento de identidad que podría ser de la víctima. Según informaron medios locales, en el interior del auto BMW podían verse fragmentos de vísceras.

Más tarde, se allanó la escribanía de Baladía, ubicada en la calle Almirante Brown y se encontraron con rastros de sangre junto a una hidrolavadora que habría usado para borrar los rastros del brutal crimen que estaban en pisos y paredes.

Además, dieron con varias vainas, que se desconoce si corresponden al crimen, algo que deberá determinar una pericia balística.

Para la fiscal Mariana Suárez, interinamente a cargo de la UFI N°10, la fiscalía es efectivamente la escena del homicidio.

COMENTARIOS