Copa Libertadores

A 5 años del gas pimienta: detalles desconocidos de lo que sucedió en el campo

Roger Bello, veedor de la Conmebol que resultó clave en la suspensión del encuentro entre Boca y River por los octavos de final, reveló cosas inéditas sobre aquel momento en La Bombonera

jueves 14 de mayo de 2020 - 11:33 am

A cinco años del olvidable cruce de vuelta entre Boca Juniors y River Plate por los octavos de final de la Copa Libertadores, interrumpido en el entretiempo por la agresión con gas pimienta de un simpatizante a los jugadores del conjunto millonario, aparecieron testimonios desconocidos de una persona que fue clave aquella noche en La Bombonera: Roger Bello.

El oriundo de Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, hizo de veedor de la Conmebol y fue el encargado de dar por terminado el encuentro en ese momento y de hacer el informe de lo sucedido luego. Antes debió atravesar mil sensaciones dentro del campo de juego, con las tribunas repletas y la presión de soportar las peticiones de los clubes más importantes del país.

En una entrevista con el Diario Olé, Bello reveló las conversaciones que tuvo con Daniel Angelici, Marcelo Gallardo, Fernando Gago, Darío Herrera, Alejandro Naoput (presidente de la Conmebol de entonces), Rodolfo D’Onofrio y cada protagonista de uno de los episodios más nefastos del fútbol sudamericano.

Reunión con Daniel Angelici (entonces presidente de Boca)

“Fue en el momento más álgido. Fui a una oficina. Estaba solo. Sentado. Se agarraba la cabeza. Me pidió disculpas. Me dijo: ‘Hace días venimos preparando este partido, toda la parte de seguridad, y mirá, Roger, lo que nos pasa’. Me dijo que hiciera lo que yo creyera conveniente”.

Reclamos de D’Onofrio y Matías Patanian (Presidente y vice de River)

“Quería ver cómo estaban sus jugadores. Yo lo veo. Insultaba. Le dije: ‘Presidente, vuelva a su lugar, déjeme hacer mi trabajo’. Patanian me decía: ‘Así no pueden jugar’. Yo les dije: ‘Salgan’. No lo tomé como una presión, sino como que querían saber cómo estaban sus jugadores…”.

Charla con Marcelo Gallardo

“Hablé con él en tres momentos. Me decía que los jugadores no se iban a recuperar: ‘Mirá cómo está Ponzio’. Y me preguntaba cuánto tiempo más iba a demorar para tomar una decisión. Yo tenía la decisión, pero no podía decirla. El único que me presionó fue el de seguridad…”.

El pedido de Fernando Gago

“Los de Boca me preguntaban qué iba a pasar. Ellos tenían una gran incertidumbre. Fernando Gago, una excelente persona, en un momento, tapándose la boca, me dice: ‘Roger, lo empezás, ¿no? Mirá que si el partido no sigue, salimos todos muertos’. ‘Tranquilo, Fernando, tranquilo’, le dije”.

Conversación con Alejandro Napout (entonces presidente de Conmebol)

“Yo en mi teléfono no tenía señal en la Bombonera. En un momento, a eso de los 30 minutos de detención, me dicen que Napout quería hablar conmigo. Voy detrás de los bancos. Estaba Eugenio Figueredo. Me da su teléfono. Napout estaba en línea. Me dice: ‘Roger, tranquilo, confío en tu capacidad. Lo que decidas, te apoyo'”.

Diálogo con Darío Herrera (árbitro del partido)

“No estaban las condiciones para jugar, a los cinco minutos yo ya sabía que el partido no podía seguir, que había que suspenderlo. Yo me acerqué a Herrera y le dije: ‘Darío, vos no digas nada. Nada. Yo te voy a ir diciendo’. Yo ya sabía lo que iba a hacer, pero no se lo dije a nadie. No podía filtrarse. A los cinco minutos no podía decirles a 50 mil personas que un partido así no iba a seguir, que se fueran todos a sus casas”.

La exigencia de Sergio Berni (secretario de seguridad)

“Sí, él sí me dijo que había que jugar: ‘Tiene que comenzar ya. Te exijo que se juegue’. Obviamente yo hice lo que consideré mejor. Fui coordinando todo con un jefe policial que me ayudó, un hombre bajito, muy capaz, no recuerdo su nombre. Le pregunté si tenía los efectivos para poder hacer una salida ordenada de la gente porque esa noche había partido en el Cilindro de Avellaneda también. Me dijo que sí, que los efectivos estaban, que se podía. Ya cuando iba más de una hora de espera, mucha gente empezó a retirarse. Quedaban unas diez mil personas, capaz un poco más. Se tomó la decisión de que el partido se suspendía porque realmente no había condiciones. Ahí Herrera junta a los capitanes y les dice que estaba suspendido.

La palabra del médico del dóping

“Yo hablo con el médico del doping y le digo que vaya a revisar a los jugadores. Me dice: ‘Roger, así no pueden jugar. Tienen quemaduras’. Yo lo escuché, no le comenté nada, pero como dije, ya tenía la decisión tomada. No había manera”.

Su temor a un peligro mayor

“Esa noche tuve miedo. En los primeros minutos, tuve miedo. En medio de ese caos, me detuve un momento y miré las tribunas. Dije: ‘Se nos vienen encima, acá se nos meten en la cancha y nos matan a todos’. Ése era mi gran temor.

Empecé a manejarme para desalojar al público. Había muchas familias, chicos. Podía pasar cualquier cosa. Yo me sé el reglamento de memoria. Sé que hay que esperar 40 minutos cuando hay algún incidente y que la prioridad es jugar. Pero los de River no estaban para seguir”.

COMENTARIOS