Deuda externa

Wall Street le pidió al gobierno terminar el “distanciamiento social” con los acreedores y mejorar la oferta

Desde Nueva York aseguran que tanto Martín Guzmán como Joseph Stiglitz son responsables del fracaso del canje inicial y piden que se establezcan posiciones.

miércoles 13 de mayo de 2020 - 11:06 am

En el marco de la negociación de la deuda y de cara a la nueva fecha límite del 22 de mayo, Alberto Fernández tendrá en sus manos la decisión de pagar a los acreedores y continuar acercando posiciones o conducir al país a un nuevo default.

Una gran parte de Wall Street le adjudica total responsabilidad a Martín Guzmán, y a Sergio Chodos -el representante argentino ante el Fondo Monetario Internacional- del fracaso en el canje inicial.

A su vez, Jorge Piedrahita, CEO de Gear Capital en Nueva York, acusó al ministro de Economía de no tener experiencia al momento de realizar una reestructuración y de utilizar al país como “conejillo de indias en un experimentos social”.

El ejecutivo afirma que el resultado del canje fue la “crónica de un fracaso anunciado” y que la mejora en la oferta ahora debe ser importante para poder cerrar. Piedrahita dice que en Manhattan los bancos de inversión advierten que hay un 65 o 70 por ciento de probabilidad de que la Argentina termine en cesación de pagos.

En un paper exclusivo emitido por el Banco Itaú, titulado “Distanciamiento social con los acreedores”, el gigante brasileño advierte que “la oferta de reestructuración es poco probable que mejore significativamente, por lo que llegar a un acuerdo con los acreedores será difícil”.

La única salida que tiene el país para evitar el default es sentarse a negociar una oferta que sean medianamente potable para los bonistas, y en ese marco Wall Street pide que el gobierno nacional mejore la propuesta.

“Mientras no haya contraoferta, no va a haber modificación de nuestra propuesta”, dijo el presidente en una entrevista a Radio Rivadavia, donde además culpó a los acreedores por la suba del dólar paralelo que superó los 120 pesos en el contado con liquidción y 127 pesos el dólar blue.

Frente a la negativa por parte del gobierno de no tener margen para mejorar la oferta, en el mercado todavía creen que sí. Por ahora Alberto pide una contraoferta y los acreedores mientras tanto, y con el paso del tiempo a su favor, siguen sin formalizar.

COMENTARIOS