Opinión

Guzmán va por otro default para la colección argentina

Guillermo Laborda

Periodista. Máster en Economia, investigador UCEMA y Lic. en Adm. de Empresas

La propuesta a los bonistas en realidad tuvo una catarata de equivocaciones. La sorpresa no es la baja adhesión. Fue lo previsible

lunes 11 de mayo de 2020 - 8:25 am

Columna publicada originalmente en el Cronista

Reconocerá errores Martín Guzmán tras el fracaso de su oferta a los bonistas? En el libro “Mistakes were made (But Not by Me)” (cuya traducción podría ser”Se cometieron errores pero no fui yo”), los psicólogos Carol Tavris y Elliot Aronson analizan por qué cuesta tanto reconocerlos errores.

Aplican el concepto de “disonancia cognitiva” que surge cuando, por ejemplo, nos creemos inteligentes y sabios, pero nos equivocamos en algo simple. Esa disonancia está entre lo que nos creemos y lo que ocurrió. Entonces tendemos a crear cciones para reducir nuestra responsabilidad en ese error y asírecuperamos la sensación de que seguimos siendo inteligentes y sabios.

La propuesta a los bonistas en realidad tuvo una catarata de equivocaciones. La sorpresa no es la baja adhesión. Fue lo previsible. Hasta se produjo un efecto manada alrevés, dado que muchos bonistas, los menos sosticados, desistieron de participar dado que nadie lo estaba haciendo.

Pensar que Jeffrey Sachs, gremialistas o Diego Maradona iban a movilizarla adhesión a la propuesta fue una ilusión. Ninguno de ellos conoce por ejemplo la deuda sobre el PBI de la Argentina y menos las cláusulas RUFO que limitara Guzmán en su oferta.

Habrá que aguardar ahora a la noche del 21 de mayo cuando se deba decidirsi el país ingresa en default con los tenedores de papeles emitidos bajo la ley de Nueva York. Ya no se pagó deuda bajo legislación argentina, y tampoco al Club de París.

El 22 es la fecha límite para pagar u$s 503 millones. Si Alberto Fernández, más racional que su ministro, hace un adecuado balance entre benecios y costos de no pagar, aplica la “disonancia cognitiva”, no dudará en pagar. Pero esa decisión sin dudas pasa por Cristina Fernández y allí es todo incertidumbre hasta el 21 a la noche.

Hoy Axel Kicillof dará otro puntada a los default “made in Argentina” con los bonos de la provincia de Buenos Aires bajo legislación extranjera al conocerse también los resultados de su oferta a bonistas. Y no pagará u$s 110 millones que vencían ya transcurrido el plazo adicional. En realidad, Guzmán y Kicillof hoy estarán unidos por el fracaso.

El gobernador bonaerense hoy está jaqueado por el avance de la pandemia y porlos 1800 villas o asentamientos
populares en su jurisdicción.

En paralelo, está en ciernes la rebelión de las pymes contra su cuarentena ante la necesidad imperiosa de volver a ponerse a trabajar. La pérdida de autoridad ante una apertura masiva de pymes sin autorización hubiera sido irrecuperable. Para el gobernador, un default provincial no está en los primeros lugares de sus prioridades.

La feria judicial porla pandemia oculta los números donde más se van a verlos efectos de la cuarentena: los fueros
laborales porlos despidos y suspensiones, y los comerciales porlas quiebras, convocatorias y cheques rechazados.

El día que se levante la feria va a ser una ‘Puerta 12’. La recaudación diaria de impuestos que informa la AFIP a
Alberto Fernández muestra cada día que pasa, un mayorsaldo negativo.

No hay dinero en ministerios ni para pagar servicios de electricidad o celulares. Por ello es que en el análisis de las medidas por el COVID-19 en esta renovación quincenal participaron los ministros Kulfas y Moroni. Guzmán está inmerso en la renegociación de la deuda y aún cuenta con el apoyo del CEO y la accionista del actual gobierno.

En el Banco Central (BCRA) y la Comisión Nacional de valores (CNV)se preparan para nuevas medidas contra el “contado con liqui” y el “dólar Bolsa”si continúan con la tendencia alcista. El espíritu de Guillermo Moreno se pasea por los despachos los funcionarios en Reconquista 266 y de 25 de mayo 175.

En el equipo económico argumentan que esas cotizaciones alternativas, más reales, de la moneda norteamericana alientan las “expectativas de devaluación” y que son motorizados “porsectores que ganan con la devaluación”. La misma música de los años 2011-2015. Horacio Verbitsky ayerse refería a esta cuestión consignando que se “fugaban”, en realidad los dólares no se mueven en estas operaciones, 90 millones diarios y los agentes “ganan 180 millones de pesos por día”. Marca lo que se planea: no prohibición,sí presión. De nuevo, el morenismo. Guzmán insiste con pesicación.

Si bien la pandemia logró que la oferta de Guzmán estuviera más cerca de los deseos de los bonistas, oculta el costo económico de estar en default. En una economía parada,sin producción, el peligro de default no se siente. Pero ya hay movimientos de ahorristas con el goteo de los depósitos en dólares. Aún con las restricciones actuales, el solicitar turno previo, caen a un ritmo cercano a los u$s 80 millones diarios.

Es que el default gatilla miedos y recuerdos. Reeja la escasez de dólares hoy, tan escasos como los cigarrillos. La cuarentena hizo que ante el cierre de producción a tabacaleras, cueste tanto un cigarrillo como un dólar. Y el blue abarca todos los sectores: la policía de la Ciudad de Buenos Aires detuvo en el Peaje Dellepiane a una persona a bordo de una camioneta con 11.100 atados de contrabando.

En el equipo económico ya están trabajando en un escenario de defaultsi triunfa la línea del “vivir con lo nuestro” en el gobierno. Estiman incluso la cantidad de dólares que podrían llegar a perder por el incumplimiento. Lo paradójico es que esa cifra es seis veces mayor a los vencimientos de los bonos globales 2021, 2026, 2046 del 22 de mayo.

Lo preocupante además es subestimar el costo, incluso político dado que sepultaría las chances de una performance exitosa en las elecciones legislativas del 2021. No se entiende porqué Guzmán pagó vencimientos de deuda por u$s 3.000 millones si de antemano con su pensamiento era obvio que iba al default. En ese sentido Adolfo Rodríguez Saá fue más expeditivo.

COMENTARIOS