Coronavirus

Coronavirus: tres médicos rusos caen misteriosamente de balcones tras realizar graves denuncias

En el lapso de dos semanas en las que los niveles de contagios crecieron en el país comandado por Vladimir Putin, tres médicos sufrieron caídas de balcones en diferentes situaciones; todas estas escenas se dieron luego que los médicos realizaran denuncias por el mal estado del servicio médico o mantuvieran algún contrapunto con autoridades sanitarias locales

viernes 8 de mayo de 2020 - 10:43 am

Dos médicos rusos perdieron la vida y uno está en grave estado tras sufrir misteriosas caídas de balcones en las últimas dos semanas, lo que despertó la alarma ante posibles presiones ejercidas desde el Estado contra los profesionales de la salud que realizan denuncias contra el sistema sanitario local.

La última víctima es Alexander Shulepov, un médico de la ciudad de Voronezh, a unos 300 kilómetros al sur de Moscú, quien había filmado un video, junto a otro profesional, Alexander Kosyakin, denunciando que había dado positivo por Covid-19 y que su jefe le exigía seguir trabajando. El video se viralizó por toda la región y luego el secretario de prensa del departamento regional de salud publicó otro video de Shulepov desmintiendo sus propias palabras y aclarando que había sido “emocional” y que su jefe finalmente le permitió dejar de trabajar.

Fue al momento de su internación por Covid-19, hecha el 1º de mayo, donde una caída misteriosa del balcón de un segundo piso de la clínica le provocó una fractura de cráneo y lo dejó en estado crítico. Las autoridades aseguran que fue “un accidente”.

Los otros dos médicos que cayeron de balcones en las últimas dos semanas no lograron sobrevivir.

Otro caso fue el de Natalya Lebedeva, ocurrido una semana antes que el de Shulepov. Lebedeva, quien dirigía una estación de ambulancias en un centro de entrenamiento de cosmonautas en las afueras de Moscú, cayó muerta desde una ventana en el hospital donde estaba siendo tratada por presunto Covid-19.

Al día siguiente, Yelena Nepomnyashchaya , la jefa de un hospital en Krasnoyarsk, en el oeste de Siberia, se cayó de la ventana de su oficina del quinto piso, según los informes, justo después de haber tenido una conferencia telefónica con funcionarios regionales de salud con quienes había discutido tras oponerse a convertir una sala del hospital para alojar pacientes con coronavirus debido a la escasez de personal capacitado y equipo de protección. Los funcionarios de salud de Krasnoyarsk negaron que se haya realizado la conferencia telefónica.

La comunidad médica rusa recurrió a las redes sociales para expresar sus frustraciones sobre las malas condiciones de trabajo y la falta de inversión en insumos.

COMENTARIOS