Ciencia

Científicos argentinos logran desarrollar el primer test local para el nuevo coronavirus

El test arroja resultados en un par de horas y, entre otros fines, puede servir para evaluar la evolución de la pandemia de COVID-19 en poblaciones; Argentina es el octavo país en el mundo en lograrlo

jueves 7 de mayo de 2020 - 1:09 pm

Científicos del CONICET y de la Fundación Instituto Leloir (FIL) lideraron, en un tiempo récord de 45 días, el desarrollo de “COVIDAR IgG”, un test serológico que a partir del análisis de muestras de sangre o de suero permite determinar si una persona tiene anticuerpos contra el nuevo coronavirus SARS-CoV-2.  El primer producto de la Unidad Covid-19 del Ministerio de Ciencia y Tecnología está listo, fue validado en 5000 muestras con excelentes resultados y ayer recibió la aprobación de la Anmat.

El test arroja resultados en un par de horas y, entre otros fines, puede servir para evaluar la evolución de la pandemia de COVID-19 en poblaciones. “Que Argentina pueda realizar sus propios test es una muestra de soberanía sanitaria, de soberanía científico tecnológica y un ejemplo de la capacidad que tienen los científicos de nuestro país, que, en 45 días, pudieron desarrollar un producto 100% nacional. Esta situación pone de relieve que con buenas políticas es posible hacer foco, articular y estructurar el sistema de ciencia en torno a la resolución o a la atención de problemas que puede tener nuestro país”, afirmó el Ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación, Roberto Salvarezza.

Por su parte, la investigadora del CONICET, jefa del Laboratorio de Virología Molecular de la FIL y una de las líderes del proyecto, Andrea Gamarnik, aseguró que “hasta ahora se realizaron cerca de 5000 determinaciones en distintos centros de salud con excelentes resultados. Están dadas las condiciones para ofrecer de inmediato una producción de 10.000 determinaciones por semana que podría escalarse a medio millón en el término de un mes”.

Covidar IgG, como se llama el test, no solo es una prueba muy robusta, sino que además cuesta un décimo de lo que salen los importados. Será producido en escala para abastecer las necesidades locales con una primera partida de unos 50.000 pedidos por la provincia de Buenos Aires, y serán entregados al costo. El equipo ya está en condiciones de producir 10.000 determinaciones por semana, pero esa cantidad podría escalarse a medio millón en un mes.

“Fue un esfuerzo enorme y un gran éxito de la comunidad científica argentina -afirma Salvarezza-. Es un orgullo, porque mostramos la capacidad de nuestros científicos y derribamos ese mito del investigador encerrado en una torre de cristal. Cuando festejábamos cada avión que salía hacia China por el esfuerzo solidario de la tripulación, al mismo tiempo era un signo de debilidad por tener que depender de capacidades de otros países. Esta es una muestra de soberanía tecnológica”.

 

COMENTARIOS