Seguinos en nuestras redes

Efemérides

Un día como hoy, de 1997, fallecía el célebre pedagogo brasileño Paulo Freire

Educador y pedagogo, revolucionó su campo en el siglo XX. Célebre por obras como “Pedagogía del oprimido” o “Cartas a quien pretende enseñar”, Freire contempló a los sectores oprimidos y planteó a la educación como una herramienta de transformación social

Hijo de una familia de clase media pobre de Recife, Brasil, nació el 19 de septiembre de 1921. Freire conoció la pobreza y el hambre durante la Gran Depresión de 1929, una experiencia que formaría sus preocupaciones por los pobres y que le ayudaría a construir su perspectiva educativa. [pullquote position=”right”]Un día como hoy, de 1997, fallecía el célebre pedagogo brasileño Paulo Freire[/pullquote]

Freire se matriculó en la Universidad de Recife en 1943, en la Facultad de Derecho, donde estudió filosofía y psicología del lenguaje al mismo tiempo. Se incorporó en la burocracia legal, pero nunca practicó la abogacía, sino que prefirió dar clases de portugués en secundaria. En 1944 se casó con Elza Maia Costa de Oliveira, que era profesora de primaria. Tuvieron cinco hijos y colaboraron por el resto de su vida.

En 1946 Freire fue nombrado Director del Departamento de Educación y Cultura del Servicio Social en el Estado de Pernambuco, Estado del que su ciudad natal es capital. Trabajando principalmente entre los pobres que no sabían leer ni escribir, Freire empezó a adoptar un método no ortodoxo de lo que puede ser considerado una variación de la teología de la liberación. En esa época, leer y escribir eran requisitos para votar en las elecciones presidenciales brasileñas.

En 1961 fue nombrado director del Departamento de Extensión Cultural de la Universidad de Recife, y en 1962 tuvo la primera oportunidad de aplicar de manera significativa sus teorías, cuando se les enseñó a leer y escribir a 300 trabajadores de plantíos de caña de azúcar en tan solo 45 días. En respuesta a estos buenos resultados, el gobierno brasileño aprobó la creación de miles de círculos culturales en todo el país.

En 1964 un golpe de Estado militar puso fin al proyecto: Freire fue encarcelado como traidor durante 70 días. Tras un breve exilio en Bolivia, Freire trabajó en Chile durante cinco años para el Movimiento Demócrata Cristiano por la Reforma Agraria y la Organización para la Alimentación y la Agricultura de las Naciones Unidas.

En 1967 Freire publicó su primer libro, La educación como práctica de la libertad. El libro fue bien recibido y se le ofreció el puesto de profesor visitante en la Universidad de Harvard en 1969. El año anterior había escrito su famoso libro Pedagogía del oprimido, que fue publicado en inglés y en español en 1970. Debido al conflicto político entre las sucesivas dictaduras militares autoritarias y el Freire socialista cristiano, el libro no fue publicado en Brasil hasta 1974, cuando el general Ernesto Geisel tomó control de Brasil e inició su proceso de liberación cultural.

En 1997, el día 2 de mayo, a sus 75 años, falleció Paulo Freire; días antes de su muerte él mismo aún debatía sobre las nuevas perspectivas de la educación en el mundo. Su pensamiento pedagógico continúa vigente en nuestros días. Se considera que sus aportaciones sobre la alfabetización crítica emancipadora son un referente obligado en las nuevas aproximaciones socioculturales sobre la lectura y la escritura en el mundo contemporáneo. Así, por ejemplo, las teorías críticas y los Nuevos Estudios de Literacidad, recuperan buena parte del legado freiriano.

Las máximas de Paulo Freire

Es necesario desarrollar una pedagogía de la pregunta. Siempre estamos escuchando una pedagogía de la respuesta. Los profesores contestan a preguntas que los alumnos no han hecho.
Mi visión de la alfabetización va más allá del ba, be, bi, bo, bu. Porque implica una comprensión crítica de la realidad social, política y económica en la que está el alfabetizado.
Enseñar exige respeto a los saberes de los educandos.
Enseñar exige la corporización de las palabras por el ejemplo.
Enseñar exige respeto a la autonomía del ser del educando.
Enseñar exige seguridad, capacidad profesional y generosidad.
Enseñar exige saber escuchar.
Nadie es, si se prohíbe que otros sean.
La Pedagogía del oprimido, deja de ser del oprimido y pasa a ser la pedagogía de los hombres en proceso de permanente liberación.
No hay palabra verdadera que no sea unión inquebrantable entre acción y reflexión.
Decir la palabra verdadera es transformar al mundo.
Decir que los hombres son personas y como personas son libres y no hacer nada para lograr concretamente que esta afirmación sea objetiva, es una farsa.
El hombre es hombre, y el mundo es mundo. En la medida en que ambos se encuentran en una relación permanente, el hombre transformando al mundo sufre los efectos de su propia transformación.
El estudio no se mide por el número de páginas leídas en una noche, ni por la cantidad de libros leídos en un semestre. Estudiar no es un acto de consumir ideas, sino de crearlas y recrearlas.
Solo educadores autoritarios niegan la solidaridad entre el acto de educar y el acto de ser educados por los educandos.

Todos nosotros sabemos algo. Todos nosotros ignoramos algo. Por eso, aprendemos siempre
La cultura no es atributo exclusivo de la burguesía. Los llamados «ignorantes» son hombres y mujeres cultos a los que se les ha negado el derecho de expresarse y por ello son sometidos a vivir en una «cultura del silencio».
Alfabetizarse no es aprender a repetir palabras, sino a decir su palabra.
Defendemos el proceso revolucionario como una acción cultural dialogada conjuntamente con el acceso al poder en el esfuerzo serio y profundo de concienciación.
La ciencia y la tecnología, en la sociedad revolucionaria, deben estar al servicio de la liberación permanente de la HUMANIZACIÓN del hombre.
La educación no cambia el mundo, cambia a las personas que van a cambiar el mundo.

Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Educación

Día del Maestro: el motivo por el cual se celebra el 11 de septiembre

Se conmemora en Argentina desde 1943 cuando la fecha quedó establecida en la Conferencia Interamericana de Educación.

Cada 11 de septiembre se festeja en Argentina el Día del Maestro. Esta celebración se instaló en homenaje al fallecimiento de Domingo Faustino Sarmiento, considerado el “padre del aula”.

En 1943, esta conmemoración quedó establecida en la Conferencia Interamericana de Educación que se llevó a cabo en Panamá.

La resolución indicaba que “es actividad fundamental de la escuela, la educación de los sentimientos, por cuyo motivo no debe olvidarse que entre ellos figura en primer plano la gratitud y la devoción debidas al maestro de la escuela primaria, que su abnegación y sacrificio guía los primeros pasos de nuestras generaciones y orienta el porvenir espiritual y cultural de nuestros pueblos”.

“Ninguna fecha ha de ser más oportuna para celebrar el día del maestro que el 11 de septiembre, día que pasó a la inmortalidad, en el año 1888, el prócer argentino Domingo Faustino Sarmiento”, concluye el escrito.

¿Quién fue Domingo Faustino Sarmiento?

Fue un político, escritor, docente, periodista y militar nacido el 15 de febrero de 1811 en San Juan. Además, fue gobernador de San Juan entre 1862 y 1864, presidente de la Nación Argentina entre 1868 y 1874, senador por su provincia entre 1874 y 1879 y ministro del Interior en 1879.

Como gobernador de San Juan decretó la Ley de Enseñanza Obligatoria de la Primaria, y en 1849 escribió “Educación Popular”, una obra que inspiró la Ley de Educación Primaria Obligatoria, Gratuita y Laica (Ley 1420) promulgada durante el mandato de Julio Argentino Roca.

Domingo Faustino Sarmiento falleció el 11 de septiembre de 1888 en Asunción, Paraguay y hoy sus restos reposan en el Cementerio de Recoleta.

Continuar leyendo

Cine

Muggles, abstenerse: Cumplen años el mago más famoso del mundo y su creadora, JK Rowling

Harry Potter cumple 41 años en medio de los crecientes rumores del lanzamiento de tres series de televisión

El universo de la magia está de fiesta. Es que como cada 31 de julio, el cumpleaños de Harry Potter y de su alma mater, JK Rowling, sacude a los fanáticos.

Este año el héroe de Gryffindor cumple 41 años, luego de que la escritora inglesa le diera el nacimiento ficcional en 1980. Aunque el primer libro se publicó en 1997 y la película en 2001, la historia en realidad tuvo lugar entre 1991 y 1998. De esta manera, el próximo 1 de septiembre se cumplirán 30 años de la llegada de Harry a Hogwarts.

El mundo mágico busca expandirse

Esta fecha patria para el mundo mágico llega en medio de los -cada vez más fuertes- rumores de una nueva saga que consistiría en tres series de televisión. ¿Coincidencia? No lo creo.

La franquicia cuenta con siete libros y ocho películas, las cuales fueron aplaudidas por todos los fanáticos alrededor del mundo. A esto, se le sumó hace unos años, la saga de precuelas de Animales Fantásticos, seguido de la obra teatral El legado maldito y un nuevo videojuego de la saga llamado Hogwarts Legacy.

Según las especulaciones, Warner Bros. estaría trabajando en la tira para HBO Max. Aunque por ahora no existen declaraciones oficiales, una de las series pondría el foco en la vida de la icónica Hermione Granger, mejor amiga de Harry y famosa por su espíritu crítico e inteligencia para resolver problemas.

En segundo lugar, se estaría analizando la posibilidad de recrear el paso de James Potter por la escuela de magia y hechicería. La idea sería contar las aventuras del padre de Harry con Los merodeadores, el grupo de amigos que tenía junto a Sirius Black, Remus Lupin y el traidor Peter Pettigrew, afamados por romper las reglas.

Continuar leyendo

Economía

Murió Juan Vital Sourrouille, ex ministro de Alfonsín y creador del Plan Austral

Había asumido tras la renuncia de Bernardo Grinspun, en 1983

El ex ministro de Economía durante la gestión de Raúl Alfonsín y ejecutor del Plan Austral, Juan Vital Sourrouille, falleció esta tarde a los 80 años. La noticia fue confirmada por autoridades de la UCR.

El ex funcionario nació el 13 de agosto de 1940, en Buenos Aires, y la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires fue la casa de estudios que lo vio recibirse como Contador Público Nacional.

Sourrouille no la tuvo nada fácil. Llegó a ocupar el cargo tras la salida de Bernardo Grinspun y su equipo, en 1985, por la promesa de una reactivación económica que nunca se cumplió y un FMI furioso ante el incumplimiento de los pagos.

Los cuestionamientos de los organismos de crédito a la gestión económica del alfonsinismo se moderaron con el nombramiento del nuevo ministro. Sourrouille liberó los precios internos –que estaban bajo un control formal– buscando generar una estructura de precios relativos que funcionara como “colchón” del plan económico que se presentó en junio de 1985. Durante esos meses, de febrero a junio, la inflación se disparó.

El propio Adolfo Canitrot (1992), el entonces Subsecretario General de Planificación de la Presidencia de la Nación, explicó sobre la maniobra de Sourrouille: “El Plan Austral fue diseñado con el propósito inmediato de detener el fenómeno de aceleración inflacionaria que se extendía a más de un año. Esa aceleración, se veía entonces como una amenaza a la continuidad del sistema de democracia representativa recién inaugurado. Este propósito se manifestó en la factura del plan por parte del equipo económico dirigido por el nuevo ministro Juan Sourrouille: hubo una primera etapa secreta de ordenamiento de precios relativos a un alto costo inflacionario, y una segunda de congelamiento de shock de precios y salarios destinado a quebrar la inercia de reproducción y potenciación de la inflación”.

Agustín Campero, vicepresidente de la Convención Nacional de la UCR en la actualidad, confirmó su fallecimiento mediante un cálido saludo.

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR