Política Internacional

“Eso nunca pasó”: Joe Biden niega por primera vez la acusación de abuso sexual de su ex asistente

El precandidato demócrata a la presidencia de los Estados Unidos emitió un comunicado de prensa y dio una entrevista este viernes, en la que descartó la versión de la empleada que dice haber presentado una queja en 1993.

viernes 1 de mayo de 2020 - 11:18 am

Este viernes, por primera vez de manera pública, Joe Biden negó enfáticamente la denuncia de abuso sexual que hizo en su contra Tara Reade, una mujer que trabajó para él en el Senado a principios de los ’90.

La mujer acusa al presunto candidato presidencial del Partido Demócrata de haberla atacado sexualmente en un edificio del Senado en 1993, pero la acusación pública fue presentada por ella hace un mes y recogida inicialmente por medios conservadores.

La denuncia dejó en una difícil posición a Biden y al Partido Demócrata, que durante la campaña tejió un fuerte vínculo con el movimiento #MeToo, y apuesta a un fuerte respaldo de las mujeres para triunfar en la elección presidencial de noviembre próximo.

“Quiero abordar las acusaciones de una exmiembro del personal de que tuve una mala conducta hace 27 años”, dijo Biden en una declaración publicada este viernes por su equipo de campaña.

“No, no es cierto. Estoy diciendo inequívocamente que nunca, nunca sucedió. Y fue así. Nunca sucedió”, dijo el ex Senador de Delaware en el espacio “Mortning Joe” de MSNBC.

Luego de la entrevista, lanzó y un comunicado y agregó: “Las organizaciones periodísticas responsables deben examinar y evaluar las inconsistencias de su historia, que ha cambiado repetidamente de manera pequeña y grande. Ella ha dicho que había hablado acerca de estos problemas con sus superiores y con el personal de más alto rango en mi oficina. Todos –hombres y mujeres- han dicho inequívocamente que ella nunca se acercó a ellos con quejas. Las organizaciones periodísticas que han hablado literalmente con docenas de ex empleados no han encontrado uno sólo –ni uno- que corroborara sus alegaciones. De hecho, muchos de ellos hablaron de una cultura en la oficina en la que no se habría tolerado el abuso –como efectivamente no lo hubiera tolerado”.

COMENTARIOS