Salud

Cómo cuidar una piel irritada

Qué podés hacer para aliviar los diferentes tipos de dermatitis

sábado 9 de mayo de 2020 - 7:03 am

Pequeñas reacciones alérgicas, ya sean por ingestión de comida o por el roce de alguna composición química que altere tu piel, son afecciones comunes.

La dermatitis atópica es descrita como irritación de la piel, un padecimiento común que se presenta por muchas causas y de varias formas. Normalmente abarca piel seca acompañada de comezón o sarpullido en el área enrojecida.

Es importante que mantengas una hidratación constante para equilibrar los síntomas. Existen varios tipos de dermatitis:

Dermatitis atópica

También calificada como eczema, es un sarpullido rojo acompañado de comezón que se presenta en los pliegues de la piel, sobre todo en la parte interna de los codos, rodillas y cuello.

Dermatitis seborreica

Este tipo, además de enrojecimiento, causa manchas escamosas y caspa, afectando las zonas grasosas del cuerpo como la cara, el pecho y la espalda.

Dermatitis de contacto

En esta afección se pueden presentar ampollas junto con el sarpullido rojo y picazón, y sucede cuando la piel ha entrado en contacto con sustancias que causan esta reacción alérgica.

Cómo evitar que la piel se seque:

– Cuando tomes un baño, no lo prolongues y usá agua tibia en lugar de caliente.

– Usa un jabón suave que no contenga perfume.

– Secá tu cuerpo con delicadeza.

– Hidratá para sellar la humedad, que sea de preferencia un producto sin fragancia.

– Ungüentos, shampoos médicos y cremas son productos que existen en el mercado que contegan:

– Acetato de hidrocortisona: funge con una acción antiinflamatoria, antialérgica y evita la comezón.

– Clotrimazol: previene y evita el desarrollo de hongos.

-Neomicina: mata el crecimiento de las bacterias, es un tratamiento para las infecciones cutáneas además de aquellas que son provocadas por quemaduras.

-Lidocaína: alivia el dolor con una acción rápida de 2 minutos a la aplicación con un efecto prolongado de hasta una hora y media a dos.

Debés acudir a un especialista si la molestia se ha convertido en un factor que afecta tus tareas diarias y tus horas de descanso. Y si tenés dolor en la piel.

Fuente: Vanidades

COMENTARIOS