Coronavirus

El Padre Grassi pidió la prisión domiciliaria por el coronavirus

El cura, condenado a 15 años de prisión por abuso sexual y corrupción de menores, alegó que padece una afección respiratoria y teme contagiarse

jueves 30 de abril de 2020 - 11:36 am

El padre Julio César Grassi (63), condenado a 15 años de prisión por abuso sexual y corrupción de menores, se sumó a los presos que solicitaron el beneficio de la prisión domiciliaria con la excusa del miedo al contagio de coronavirus.

Grassi lleva 6 años preso en la cárcel de Campana. A la condena por abuso sexual sumó otra de dos años de prisión por malversación de fondos de la fundación “Felices Los Niños”. Todavía le quedan 11 años de prisión para cumplir su sentencia y podría recibir una tercera condena en un juicio oral por desviar donaciones para la fundación hacia la cárcel a cambio de beneficios.

Tras el fallo de la Cámara de Casación Penal bonaerense que habilitó las prisiones domiciliarias con la excusa del coronavirus, el cura presentó un pedido de morigeración de la pena al Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) N° 1 de Morón, según confirmó el abogado Juan Pablo Gallego, querellante en la causa por abuso sexual​ contra el sacerdote.

La defensa de Grassi argumentó que sufre una supuesta afección respiratoria y resaltó que un guardiacárcel dio positivo de coronavirus en la Unidad Penitenciaria N° 21 de Campana, donde está preso el cura. Todavía no recibió una respuesta.

Para el abogado querellante, el pedido de prisión preventiva “está enmarcado en que un ex defensor de Grassi en el juicio por abuso es el nuevo asesor del Ministerio de Seguridad”, en alusión a Miguel Ángel Pierri, quien llegó a estar detenido en 2003 acusado de “encubrimiento” por presionar a una víctima a cambiar su testimonio para favorecer al cura.

La “condición de delincuente sexual de Grassi impone que de ningún modo puede obtener la excarcelación”, agregó Gallego en diálogo con Clarín.

COMENTARIOS