Fuera de juego

Desopilante anécdota de Zabaleta con Messi: “Tenía 80 palos de euros”

El lateral derecho de West Ham recordó sus épocas como jugador de Espanyol y una noche en la que salieron con el astro de Barcelona

miércoles 29 de abril de 2020 - 5:18 pm

Pablo Zabaleta llegó al Espanyol en 2005, apenas unos meses más tarde del debut oficial de Lionel Messi en la primera división del Barcelona, su clásico rival.

A 15 años de aquella época, el actual defensor de West Ham recordó lo que fue su paso por el elenco de la Liga Española y compartió en Presión Alta, programa que se emite por TYC Sports, una graciosa anécdota que tiene como protagonista principal al actual capitán de la Selección Argentina.

“Leo tenía esa capacidad para dormirse fácil y él no manejaba nunca. Era más joven, yo había venido a Barcelona porque me había comprado el Espanyol. Además, veníamos de ganar el Mundial Sub 20 en Holanda y habíamos establecido una buena relación en el juvenil”, comenzó relatando el lateral.

“Leo se había comprado una casa en Casteldefels, en las afueras de Barcelona, y tenía un departamento en la ciudad. Un día salimos a tomar algo y, cuando nos subimos al autocabeceó y se quedó dormido. Le digo: ‘Leo, ¿dónde te llevo?’. ‘A mi casa’, me contestó. ‘¿A Casteldefels?‘, le volví a preguntar. ‘Si, si’, me respondió”, agregó.

Zabaleta emprendió camino hacia una de las residencias de La Pulga, quien seguía dormido a su lado. “Imaginate la responsabilidad mía, tenía a Messi al lado, 80 palos de euros”, bromeó el defensor de 35 años.

“Arrancamos para la montaña y cuando llegamos me dice: ‘pero te dije a mi casa’. No, me dijiste Castelldefels. ‘No, a mi casa de Barcelona, acá no hay nadie. Me quiero ir con mi viejo’. Y bueno, pegamos la vuelta, me tuvo una hora yendo de un lado al otro. No lo podía dejar tirado, tenía la responsabilidad de tenerlo al lado”, recordó entre risas Zabaleta.

En aquellas épocas, cuando Leo estaba transitando sus primeros pasos como futbolista profesional, el defensor recordó que cada vez que salían, Jorge -el padre de la Pulga- tenía un pedido especial: “Me miraba como diciendo ‘cuidalo'”.

COMENTARIOS