Coronavirus

Bolsonaro y el récord de muertos en Brasil: “Lo lamento, ¿qué quieren que haga?”

El presidente minimizó la aceleración de los contagios e ironizó sobre su segundo nombre: “Yo soy Messias, pero no hago milagros”

miércoles 29 de abril de 2020 - 7:15 am

Brasil llegó este martes a los 5017 muertes por el coronavirus y superó a China, el país donde se conocieron los primeros casos y que registra 4.643 fallecimientos desde el comienzo de la pandemia.

Sin embargo, el presidente Jair Bolsonaro minimizó la estadística: “Y qué hay con eso? Lo lamento ¿qué quieren que haga?”, le contestó a la prensa, al tiempo que ironizó sobre su segundo nombre: “Yo soy Messias, pero no hago milagros”.

El ministerio de Salud brasileño informó que en las últimas 24 horas perdieron la vida 474 personas mientras que el número total de infectados se elevó a 71.886.

“Es lo que ya les dije, el virus va a alcanzar al 70% de la población, lamentablemente esa es la realidad, muertes van a haber”, se excusó Bolsonaro en el ingreso al Palacio de Alvorada, la residencia oficial en Brasilia.

“Lamento la situación que estamos pasando, nos solidarizamos con las familias que perdieron a sus seres queridos, en gran parte ancianos, pero es la vida, mañana me tocará a mí”, afirmó el mandatario sobre el avance de la pandemia, a la que había calificado como “gripecita” hace un par de semanas. Y sumó: “Lógicamente queremos una muerte digna y dejar una buena historia en el pasado”.

Por otra parte, se negó a calificar la advertencia que hizo su principal aliado en el mundo, el presidente de  los Estados Unidos, Donald Trump, que afirmó que Brasil está yendo en otra dirección que otros países de Sudamérica en la lucha contra la pandemia. “Cada país es una realidad, no estoy de acuerdo ni en desacuerdo”, dijo al respecto.

Bolsonaro, que ya estuvo en medio de la polémica por disentir con gobernadores y alcaldes que declararon la cuarentena y otras medidas de aislamiento que el propio presidente busca flexibilizar, destituyó hace diez días al hasta entonces ministro de Salud Luiz Henrique Mandetta, quien defendía esas medidas.

En forma paralela, el nuevo ministro Nelson Teich reconoció que hay un “agravamiento de la situación”, sobre todo en ciudades con colapso en las unidades de terapia intensiva, como Manaos, capital del estado norteño Amazonas, y en la ciudad de Río de Janeiro. “Tenemos que abordar esto como un problema, como una curva que viene creciendo”, añadió.

El estado San Pablo, que concentra 45% de los casos, lanzó un alerta para que la población se quede en sus casas ya que en la capital homónima y en su cordón industrial la ocupación de terapia intensiva era de 80%.

Fuente: Agencias

COMENTARIOS