Coronavirus

Los 1.600 barbijos que compró el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires vencieron hace cuatro años

La firma del abogado Ignacio Sáenz Valiente no solo aprovechó la pandemia para vender más caro sino que comercializaba productos ampliamente vencidos

lunes 27 de abril de 2020 - 8:56 pm

El escándalo por la compra con sobreprecios del Gobierno de la Ciudad de 1.600 barbijos sigue creciendo: según informó Nicolás Pizzi para Infobae, los mismos estaban vencidos desde mayo de 2016. Esos barbijos fueron fabricados en mayo de 2013 y tenían una vida útil de tres años, por lo que deberían haber quedado fuera de circulación a mediados de 2016.

El escándalo arrancó por un sobreprecio: tras dos licitaciones desiertas, la firma Green Salud (creada en octubre de 2019 y sin antecedentes en el rubro) le vendió a la Ciudad 1.600 barbijos de la marca 3M a $3000, muy por encima del valor de mercado (un modelo similar costaba meno de $1000) pese a las condiciones de urgencia.

La multinacional 3M, productora de los barbijos en cuestión, averiguó los detalles de la maniobra y descubrió que la partida entregada por la firma del abogado Ignacio Sáenz Valiente, del modelo 8577, fueron fabricados en mayo de 2013 y no pueden ser utilizados.

De hecho, según Infobae, la empresa estadounidense le habría comunicado a las autoridades de la Ciudad que se abstuviera de utilizarlos.

Los barbijos de la polémica estarían actualmente en un predio del Ministerio de Salud ubicado en Monasterio 480, uno de los domicilios allanados la semana pasada por un pedido del fiscal Maximiliano Vence. Son 150 cajas de diez unidades cada una.

La empresa 3M también le hizo saber a las autoridades porteñas que Green Salud no es ni fue cliente suyo por lo que habría obtenido los barbijos a través de una empresa intermediaria.

Por la polémica compra, ahora suspendida, tuvo que presentar su renuncia el subsecretario de Administración del Sistema de Salud, Nicolás Montovio, un joven funcionario que tuvo un paso por el ministerio de Seguridad y tenía buenos antecedentes.

COMENTARIOS