Economía

Vendan los bonos de Brasil

Miguel Boggiano

CEO de Carta Financiera. MA Economics 2001 University of Chicago. Asesor financiero

Es un mercado ilíquido y no está organizado. Ahora tienen la oportunidad de salir con "pocas" heridas

lunes 27 de abril de 2020 - 12:55 pm

Si no venden sus bonos ahora, después no van a poder salir. Así de simple.

Cuando todos quieren vender, simplemente no hay nadie del otro lado (lo sabrán quienes trataron de hacerlo en marzo). Es un mercado ilíquido y no está organizado. Ahora tienen la oportunidad de salir con “pocas” heridas. Lean la nota hasta el final y entenderán.

Los bonos son una verdadera bomba de tiempo. El riesgo que corren si tienen bonos en su portafolio es inmenso. Y los de países emergentes, son los más riesgosos de todos. Sólo para que tengan perspectiva, la deuda total de los países emergentes acumula u$s72 Trillions. Se espera que el FMI y el Banco Mundial aporten una ayuda de u$s1 Trillion.

Sólo en 2020, vencen u$s5.5 Trillions entre capital e intereses:

Este año Brasil tendrá vencimientos por el equivalente a u$s255.000 millones. El grueso de estos vencimientos es en reales, y es lo que está destruyendo a la moneda en los últimos meses. Quienes me leen hace tiempo, saben que vengo hablando de la burbuja crediticia mundial. Este es otro capítulo más de esta saga.

En marzo escribí “Vendan todos los bonos del mundo”.

Desde entonces, la Reserva Federal ha prometido “defender” la deuda corporativa de los EEUU (por ahora es sólo una promesa). Pero nunca dará una asistencia de gran alcance para la deuda emergente.

¿Qué pasa con Brasil?

El riesgo país de Brasil sigue subiendo con fuerza con la crisis del Coronavirus:

Pero el problema económico central de Brasil es el déficit fiscal. ¿Les resulta familiar?

¿Cómo se está financiando este déficit? Con deuda:

Muchos piensan que Brasil tiene una importante ventaja porque se financia en reales y sólo el 5% de su deuda es en dólares. Pero la gran devaluación de los últimos meses nos marca que endeudarse (aunque sea en reales) trae consecuencias no deseadas. El mercado probablemente asuma que una parte de la deuda será monetizada, o que el riesgo irá en aumento.

El 19 de noviembre de 2019 publiqué otra nota: “Brasil al borde de una gran devaluación” .

En aquel entonces, para comprar 1 dólar se necesitaban 4,25 reales. Hoy se necesitan 5,65 reales (una pérdida de 25% del valor del real frente al dólar; no es el 33% como muchos creerían)

El argumento de muchos va a ser que como la deuda en dólares es baja esto es manejable. Incluso, dirán que el Banco Central de Brasil tiene una sólida posición de reservas. Es cierto que hay bajas probabilidades de default, pero esto no evitará que el precio de sus bonos bajen, como lo harán todos los emergentes.

El real se esté devaluando y Brasil cuenta con un déficit fiscal que se agrandará este año. Esto no es trivial y es casi un hecho que veamos una fuerte baja en los precios de sus bonos en breve.

Cuando hay crédito abundante, a cualquier país se le hace relativamente fácil financiar ese déficit. Ahora el crédito se volverá más escaso.

Conclusión: vender bonos de países emergentes

La recuperación del mercado de las últimas semanas tal vez les dé una posibilidad de salir de esos bonos con un daño controlado. Si no lo hacen ahora, probablemente no tengan otra oportunidad igual. Después, será muy tarde.

COMENTARIOS