Coronavirus

Cuáles son los 9 puntos clave para superar al coronavirus según Bill Gates

"Esta es como una Guerra Mundial, sólo que, en este caso, todos estamos del mismo lado. Todos pueden trabajar juntos para aprender sobre la enfermedad y el desarrollo de herramientas que puedan vencerla", aseguró

domingo 26 de abril de 2020 - 5:42 pm

Desde que Bill Gates renunció a la Junta Directiva de Microsoft, tomó un rol más fuerte dentro de su fundación y no deja pasar oportunidad para exponer su punto de vista en torno a la pandemia global de coronavirus.

En un inicio, el magnate compartió un plan de tres fases para hacerle frente al coronavirus, y ahora entró en más detalles para explicar cómo el mundo podría vencer a la pandemia de COVID-19.

Gates no sólo está financiando el desarrollo de siete posibles vacunas que puedan acabar con el coronavirus, sino que también ha empleado grandes esfuerzos en contribuir con sus metódicos planes para luchar contra la propagación de la infección.

A través de un extenso artículo en su blog, Gates ha detallado cuáles podrían ser algunas de las claves para hacer frente a la nueva enfermedad y a los desafíos que conlleva.

Los puntos principales de Bill Gates para hacer frente al coronavirus

– El confinamiento tenía que hacerse sí o sí. Bill Gates afirma que el cambio del comportamiento en la población fue necesario. «El cambio nos permitió evitar muchas millones de muertes y la sobrecarga extrema de los hospitales», señaló.

– Gates advierte que se necesita de un tratamiento para el coronavirus con efectividad del 95% para que la gente vuelva a sentirse cómoda de ir a eventos masivos. «Si no hay buenos tratamientos, necesitamos una vacuna para ayudarnos a regresar a la normalidad».

– Para Bill Gates, el coronavirus traerá buenas consecuencias y fungirá como un «antes y después», ya que, al igual que con la Segunda Guerra Mundial, se vivirá mucha innovación en tratamientos médicos, vacunas, seguimiento de casos con infección, pruebas masivas y la ejecución de políticas que nunca antes se habían considerado.

– El mundo necesitará invertir más para gastar menos en futuras pandemias. Bill Gates señala que si bien han habido fuertes pasos, la humanidad no estaba preparada para algo así. «Es necesario recaudar dinero para crear herramientas nuevas como vacunas».

– El magnate aplaudió los esfuerzos de Alemania, lugar en el que si alguien da positivo por coronavirus, los médicos tienen la obligación legal de informar al respecto a las autoridades sanitarias y deben proporcionar todos sus datos personales, incluidos nombre, dirección y número de teléfono, para que los oficiales contacten con esa persona y se aseguren de que se aislará. Bill Gates considera que el mundo debería seguir esos mismos pasos.

– El cofundador de Microsoft reconoce los esfuerzos de desarrollar rápido una vacuna contra el coronavirus, especificando que una inmunización puede llegar a tardar hasta 5 años. Bill Gates considera que los 18 meses que algunos organismos públicos han dado, es un lapso apresurado, así que podría ser incluso más tardado.

– Los test tienen un papel crucial a la hora de ayudar a los países que se encuentran en el proceso del frenado de la curva de contagios. Gates cree que es esencial que estén disponibles para todos los que tengan síntomas y todos los que estuvieron junto a un caso sospechoso. Como solución, Bill Gates considera que el escenario ideal sería que se hicieran pruebas masivas a domicilio.

– Para Bill Gates, la educación es la primera actividad que debería retomarse, ya que aporta a la sociedad; sin embargo, considera que los eventos masivos de deportes, musicales o de entretenimiento, deberían regresar hasta después.

– Gates advierte que las economías subdesarrolladas, a pesar de que tienen poblaciones más jóvenes, presentan menos recursos económicos, sanitarios y posibilidades de realizar restricciones eficaces. Los ciudadanos, en una posición más frágil y dependiente de sus trabajos y la exposición al virus que eso conlleva, estarán mucho más desprotegidos. El filántropo pronostica que “es posible que las muertes totales en los países en desarrollo sean mucho más altas que en los países desarrollados”.

COMENTARIOS