Política y medios

La denuncia de Alberto al dueño de un multimedio por “violencia mediática” contra Fabiola

A través de un abogado penalista, el Presidente presentó una denuncia en la Justicia contra el titular de la Agencia Nova, Mario Casalongue, quien le dedicó dos notas supuestamente ofensivas a la primera dama

jueves 23 de abril de 2020 - 1:03 pm

Quiso que fuera imperceptible, un secreto entre los íntimos. Pero en las últimas horas, a través del abogado penalista Juan Pablo Fioribello, Alberto Fernández radicó una denuncia en tribunales contra el dueño de la Agencia Nova, Mario Casalongue, por dos supuestas notas ofensivas contra la primera dama, Fabiola Yáñez, que ya no pueden rastrearse en los buscadores.

Según pudo saber Claudio Savoia, la denuncia fue por dos notas que entran dentro de lo que se llama “violencia de género mediática” y por lo que ya fue denunciado por Vilma Ripoll por la nota: “Incogibles hicieron un tetazo en el Encuentro Nacional de Mujeres: no les queda otra que hacerse lesbianas”, escrita el 13 de octubre de 2019.

La publicación que le valió a Casalongue la denuncia de Vilma Ripoll

“Por el tetazo que hacemos una vez al año en la puerta de la catedral, él nos dijo que éramos incogibles, que éramos horribles, unas barbaridades que me dieron asco. Entonces, le hicimos la presentación. Pero nunca lo pudimos encontrar. No hubo forma. Y tiene una relación fuerte con el poder político. Hace cualquier cosa y se mueve con total impunidad”, dijo la diputada a Clarín.

Efectivamente, la enfermera y referente del Movimiento Socialista de los Trabajadores respondió a varias publicaciones del sitio web Nova, que se refirieron a ella y a las mujeres que manifestaron ante la catedral platense durante el último Encuentro Nacional de Mujeres en términos ultrajantes. 

“El termino incogibles utilizado en el titulo tiene un carácter claramente estigmatizante y denigrante hacia las mujeres”, dice la denuncia de Ripoll por supuesta discriminación. “Con dicha expresión, refiere a mujeres que no seríamos dignas siquiera de gozar del sexo, de ser deseantes o deseadas por otro, y también pasibles de ser privadas de algo tan humano como es la sexualidad. Por ello, es de un grado de violencia que no se puede tolerar, enmarcado en lo que se denomina violencia simbólica, ya que el mensaje tiene un contenido dirigido a perpetuar estereotipos y la desigualdad hacia las mujeres”.

Carlos Casalongue, de Agencia Nova

En rigor,  la Ley de Protección Integral para prevenir, sancionar y erradicar el maltrato contra las mujeres en los ámbitos en que desarrollen sus relaciones interpersonales, (Nº 26.485) define a la violencia mediática como “aquella publicación o difusión de mensajes e imágenes estereotipados a través de cualquier medio masivo de comunicación, que de manera directa o indirecta promueva la explotación de mujeres o sus imágenes, injurie, difame, discrimine, deshonre, humille o atente contra la dignidad de las mujeres, como así también la utilización de mujeres, adolescentes y niñas en mensajes e imágenes pornográficas, legitimando la desigualdad de trato o construya patrones socioculturales reproductores de la desigualdad o generadores de violencia contra las mujeres”.

COMENTARIOS