Alimentación

Cuáles son las características y consecuencias de los atracones

Cómo influye este problema en los aspectos físicos y psicológicos de la persona

jueves 30 de abril de 2020 - 7:13 am

Un atracón es definido como comer en un periodo corto de tiempo (por ejemplo en unas dos horas) una cantidad de comida que es claramente superior a la que comería una persona normal en un periodo similar en circunstancias parecidas.

Además de la sensación de falta de control sobre la ingesta (por ejemplo la sensación de que no se puede parar de comer o de que no se puede controlar la cantidad de comida que se ingiere).

Estos son algunos aspectos de los atracones:

Sentimientos: los primeros momentos pueden ser placenteros. El sabor y la textura de la comida pueden parecer intensamente agradables. Sin embargo, estos sentimientos suelen durar poco. Pronto son reemplazados por disgusto hasta llegar a sentir asco por lo que se está haciendo, pero el que está teniendo un atracón es incapaz de parar.

Velocidad de la ingesta: la forma típica de comer durante un atracón es hacerlo de manera muy rápida, casi sin masticarla. Hay quienes beben mucho para ayudarse a tragar y esto lleva a una sensación de estar llenos.

Agitación: sienten mucha ansiedad y como una fuerza que les empuja a seguir comiendo. Durante estos episodios puede agarrar alimentos que no le pertenecen, robar comida en tiendas o ingerir la que otros han tirado.

Sensación de conciencia alterada: se siente como si estuviera en trance, como si no fuera uno mismo el que está comiendo de esa manera.

Mantenerlo oculto: se suele llevar a cabo en secreto. Algunos están tan avergonzados que hacen cualquier cosa para ocultarlo y lo pueden conseguir durante años. Una de las formas que usan para ocultar su problema es comiendo de una manera relativamente normal cuando están con otros, o utilizar mentiras y excusas.

Comidas ingeridas durante los atracones: normalmente son los dulces o comida que llene, o también la “prohibida” o “que engorda”.

La mayoría de los que padecen estos problemas suelen hacer dieta. En muchas ocasiones la dieta precede a los episodios compulsivos pero con frecuencia también es una respuesta a ellos.  En muchos de los casos el inicio de los atracones se produce tras seguir durante un tiempo una dieta restrictiva. El prohibirse algún alimento durante una dieta aumenta el deseo de consumirlo.

Si esto finalmente ocurre y uno se ha estado restringiendo mucho tiempo, es probable que se coma mucha cantidad de esa comida con el sentimiento de culpa y malestar correspondiente. Es habitual la alternancia entre fases en las que consiguen hacer dieta y periodos de ataques compulsivos. Como resultado su peso corporal puede fluctuar mucho.

Efectos psicológicos

El trastorno deteriora la calidad de vida. Pueden sentirse deprimidos y desmoralizados, son también propensos a tener problemas de ansiedad, sufren oscilaciones bruscas en el estado de ánimo y pueden estar presentes los problemas con el alcohol y las drogas.

Evitan los compromisos sociales, especialmente los relacionados con las comidas. Afecta a todos los aspectos de la vida personal. Se dedica tanto tiempo y esfuerzo a intentar controlarlos que queda poco espacio para otros asuntos; por ello las relaciones sociales o familiares pueden deteriorarse.

Efectos físicos

Hay problemas digestivos como sentirse hinchado, digestiones muy largas, y en casos graves, se dilata el estómago, hasta  poder hacer que se desgarren las paredes. A esto hay que añadir las consencuencias nutricionales que produce el comer de una manera tan descompensada. Muchos tienden a la obesidad.

La verdadera esperanza para las personas con problemas de ingesta compulsiva se centra en el tratamiento psicológico. Y específicamente el de tipo cognitivo-conductual. En esta terapia se tratan los aspectos cognitivos como la preocupación por el peso o la comida, el pensamiento todo-nada y la baja autoestima, mientras que la parte conductual se dirige a abordar los hábitos alimentarios negativos, habilidades sociales, etc. Asimismo, los sentimientos de depresión y muchos conflictos interpersonales mejoran o desaparecen cuando se supera el problema.

Fuente: Alimmenta

COMENTARIOS