Salud

Consejos para cuidar los pies en otoño

Todo lo que podés hacer para que esta parte del cuerpo no sufra durante estos meses

miércoles 29 de abril de 2020 - 7:01 am

Con la llegada del otoño, el calzado que usamos cambia para dar lugar a los que son más cerrados,q que pueden provocar rozaduras, sudoración excesiva, aparición de mal olor, sabañones, dermatitis y eccemas.

En esta época, para no maltratar los pies es clave una buena hidratación con cremas específicas, elegir un buen calzado amortiguado, tratar de no usar tacos altos y plataformas, para así evitar lesiones de tobillo. Las botas de lluvia deben dejarse solo para esos días, y hay que buscar el equilibrio entre impermeabilidad y transpirabilidad para zapatos y botas.

Sobre las zapatillas deportivas, tienen su vida útil, cuando la fatiga de la zapatilla es manifiesta y el material de amortiguación ya no sirve, se debe cambiarla. Las medias tiene que ser adecuadas y en casa con que el calzado sea antideslizante y el pie esté abrigado es más que suficiente.

Una visita de prevención al podólogo para revisar los pies, y no solo ir cuando duele y el daño está hecho, debería estar en nuestro calendario. También se aconseja revisar las plantillas del interior del calzado de la temporada pasada, pues es posible que se hayan resecado por la sudoración, estén desgastadas o rotas, tengan hongos o generaren molestias al andar.

Otros consejos:

– Usar medias de fibras naturales, como la lana, que mantengan los pies calientes, pero sin apretarlos ni dificultar la circulación de la sangre.

– Escoger un calzado que permita la transpiración del pie para que no se humedezca y evitar que aumente la sensación de frío.

– No acercarlos a fuentes de calor directas, como estufas o bolsas calientes, porque podrían favorecer la aparición de sabañones.

– Las personas mayores deberían usar cremas específicas que preparen la piel para las agresiones del frío, reparen las grietas y normalicen la estructura de la epidermis.

– Para los aficionados a los deportes de invierno es fundamental que las medias sean finas y estén fabricadas con materiales específicos para su práctica. Así, se evitarán rozaduras, ampollas y permanecerán secos y con una temperatura adecuada. Además, las plantillas deben incorporarse al calzado deportivo.

– Evitar que el pie esté inmovilizado para activar la circulación de la sangre y que no se produzca un enfriamiento de los miembros inferiores. Si se está mucho tiempo sentado, masajearlos periódicamente y hacer ejercicios para mejorar la circulación y mantener una temperatura adecuada.

– Beber alcohol y fumar contribuyen a una deshidratación de la epidermis que incrementa el riesgo de padecer sabañones.

– La suela del calzado debe ser antideslizante, para favorecer la marcha y evitar caídas o torceduras.

Fuente: Consumer

COMENTARIOS