Coronavirus

Lugares del hogar y trabajo donde puede alojarse el coronavirus

A qué objetos hay que prestarle más atención y desinfectarlos más seguido

domingo 26 de abril de 2020 - 7:16 am

Una de las principales vías de transmisión de la COVID-19 es el contacto con superficies contaminadas. Por ello, es esencial mantenerlas limpias. En la rutina de limpieza no debemos olvidar objetos cotidianos que muchas veces pasamos por alto.

Con pasar sobre ellos un paño mojado en lejía diluida en agua, basta. Y si no tuviéramos lejía, con un desengrasante doméstico también serviría. En el caso de que sean artículos con recovecos, nos podemos ayudar de un cepillo de dientes viejo o un hisopo.

Y en los aparatos electrónicos no uses lejía: una vez desenchufados, limpiarlos con cuidado con un paño suave o toallitas impregnadas en alcohol isopropílico del 70 % o toallitas desinfectantes por las superficies duras y no porosas, como la pantalla, el teclado y otras superficies externas. Eso sí, antes y después, debemos también lavar nuestras manos.

Estos son algunos de los objetos en los que podría estar el coronavirus en casa y así debemos limpiarlos:

Objetos de uso personal: celular, llaves, lentes… Lo mejor es que los limpiemos bien y, además, nos lavemos las manos antes y después de usarlos. Para los lentes solo necesitarás agua y jabón.

Interruptores. Son tocados por varios miembros de la casa. De ahí que sea importante limpiarlos en varias ocasiones a lo largo del día o bien usar un paño o servilleta de papel cuando los vayas a tocar.

Controles remotos. Pasan de mano en mano. Lo más conveniente sería limpiarlos antes y después de tocarlos. Con una toallita impregnada, como las específicas para higienizar los lentes, es suficiente.

Mouse y teclado de la computadora. Si usamos la Pc, debemos limpiar a fondo el teclado y el mouse. Lo mismo debe hacerse con la tablet. Y no está de más limpiar la pantalla del equipo informático, en caso de que tosas o estornudes, aun cuando hayas empleado un pañuelo desechable al hacerlo.

Canillas y encimeras. Intentar tocarlos lo menos posible, pero si no queda más remedio, limpiarlos brevemente con un paño con agua y lejía.

Tiradores y pomos: de armarios, ventanas, electrodomésticos… Con todos ellos hay que tener especial cuidado. Si es posible, tocarlos sujetando un paño o papel de cocina que luego debemos desechar.

Plancha y útiles de limpieza. Tras usar cepillo, lampazo o plancha, limpiar las partes que hayamos tocado.

Secador de pelo, plancha de pelo y cualquier objeto que toquemos, y pueda usar otra persona después, debería ser limpiado (o bien, lavarnos las manos antes y después de usarlos).

Juguetes y material escolar. Los niños juegan y estudian en casa y la llenan de calculadoras, bolígrafos, reglas… lo más apropiado es que cada uno disponga de los suyos propios.

Instrumentos musicales: si los toca más de una persona, limpiarlos antes y después de cada uso.

Barandas: en caso de tener escaleras, limpiar una o dos veces al día el pasamanos.

Como en casa, en tu puesto de trabajo es esencial que cuides la higiene de manos y te las laves varias veces durante la jornada. Si no, también podés usar guantes desechables, de un solo uso, y lavarte las manos inmediatamente después de su retirada.

Los espacios de trabajo son puntos críticos de contagio y es deseable un tratamiento de desinfección de choque. Pero además de limpiar a conciencia estos lugares, hay que prestar atención a objetos que empleamos.

Ascensor. Es más recomendable subir y bajar las escaleras, pero si usás el ascensor, no vayas con otra persona dentro y evitá pulsar los botones con los dedos (hacelo con las llaves, un pañuelo, etc.).

Baranda. Si empleás las escaleras, tratá de no agarrarte a la baranda o hacelo con un elemento protector (guantes, pañuelo…). Y, después, lavate las manos o usá gel hidroalcohólico.

Timbres e interruptores. Intentá no tocarlos con los dedos. Si lo hacés, seguir la higiene de manos.

Equipo de oficina. Prestá atención a la limpieza de la computadora, el teclado y el mouse. Si usás la impresora, enchufes, etc. no los presiones directamente con tus dedos.

Teléfono. No conviene agarrarlo sin guantes u otra protección, ni aproximarlo demasiado a tu boca. Si lo hacés, antes y después debes lavar el auricular y usar gel para limpiar tus manos.

Material compartido: herramientas, material de limpieza… Conviene emplear guantes y lavarse bien las manos antes de ponerlos y después de quitárselos.

La puerta de la calle, el botón del ascensor, el interruptor de la luz… son elementos que pueden transmitir una infección, por tanto hay que realizar un lavado de manos eficaz después (más de 30 segundos con agua y jabón, o más de 20 segundos con solución hidroalcohólica).

Fuente: Consumer

COMENTARIOS