Alimentación

Cómo desinfectar los alimentos que compramos

Qué hacer al llegar a casa para evitar infecciones

lunes 20 de abril de 2020 - 7:32 am

Ante la pandemia del COVID-19, al llegar a casa se volvió primordial desinfectar con lavandina las bolsas de las compras y repasar con precaución los alimentos. Es indispensable además el lavado a fondo de manos durante la desinfección de los productos y del área de la cocina donde se realizan estas acciones.

Estos son algunos consejos para guardar y procesar tres compras escenciales de manera segura:

1) Frutas y verduras de estación:

Se recomienda comer al menos 400 gramos de frutas, hortalizas y verduras por día, porque son fuente de minerales, vitaminas, fibras y otros nutrientes imprescindibles para mejorar defensas y reducir el riesgo de enfermedades no transmisibles.

Deben ser desinfectadas al llegar porque no sabemos si pueden o no ser transmisores de COVID-19 u otros microorganismos causantes de enfermedades. Luego de su desinfección, se deben colocar en lugares previamente higienizados.

Para desinfectarlas, una opción es colocando los vegetales en la bacha y lavándolos uno por uno sólo con agua para quitarles la suciedad. Luego, retirarlos de la pileta y colocarlos sobre la mesada limpia. A continuación, hervir agua y desinfectar la bacha arrojándola sobre toda su superficie.

Una vez que la pileta esté limpia, llenar con agua potable fría ayudándonos con una jarra medidora para saber cuánta cantidad estamos colocando. El agua debe llegar a un nivel en el que los vegetales queden sumergidos. Luego agregar lavandina apta para desinfección de alimentos/agua con un gotero. Para calcular la cantidad de gotas necesarias, leer la etiqueta del envase ya que la concentración adquirida varía según la marca del producto.

2) Carnes frescas, de vaca, cerdo, pollo o pescado:

Son fuentes de proteína. Se pueden comprar y freezar una parte. Las bolsas plásticas de origen deben ser desechadas, y la carne debe guardarse en recipientes limpios.

Es esencial cocinar bien cualquier carne, ya que con el fuego nos aseguramos un alimento seguro a nivel bromatológico. Si se conservan crudas, guardarlas en recipientes bien cerrados, evitando que caigan sus jugos.

3) Alimentos no perecederos:

Son de utilidad en estos tiempos por su durabilidad, y sus aportes de nutrientes son variados. Es importante elegir de acuerdo a nuestras necesidades nutricionales u otras patologías existentes como la hipertensión, diabetes, intolerancias, y demás.

Entre los más consumidos encontramos: porotos, arroz, lentejas, polenta, avena, harina, enlatados, leche en polvo, entre tantos otros. Organizar estas compras a fin de que sean funcionales y prácticas. Deben ser desinfectados con un trapo con lavandina o alcohol previo al ingreso al hogar, luego desechar las bolsas y guardarlos en la alacena.

Con respecto a las bolsas de tela de las compras, lo ideal es lavarlas con agua caliente como si se tratara de nuestra ropa. Los coronavirus no toleran bien las altas temperaturas. Por eso, se recomienda hacer programas de lavado largo y con agua caliente. Es importante que haya contacto entre la tela y el agua para que pueda agitarse lo suficiente.

Fuente: Conbienestar / La Nación

COMENTARIOS