Coronavirus

Tras las críticas de Trump, China reconoció 50% más de muertes en Wuhan

La ciudad apareció el virus por primera vez en humanos sumó otras 1.290 víctimas además de las 2.579 previamente contabilizadas hasta el jueves, debido a incorrecciones en los registros, retrasos y omisiones

viernes 17 de abril de 2020 - 8:45 am

En medio de las críticas y sospechas sobre el origen y la propagación del coronavirus, China reconoció un error de conteo y aumentó considerablemente la cantidad de muertos producto del brote.

Sucede que la ciudad de Wuhan, epicentro de la pandemia, registró este viernes un aumento de 1.290 nuevas muertes, por lo que en realidad son 4.632 los fallecidos por la enfermedad.

A través de un comunicado difundido en las redes sociales, la ciudad de 11 millones de habitantes, que fue puesta en cuarentena desde finales de enero, explicó que en el apogeo de la epidemia, algunos pacientes murieron en sus casas porque no podían ser atendidos en hospitales, y no fueron contabilizados en las estadísticas oficiales -que sólo tienen en cuenta a los fallecidos en los hospitales-.

Estas nuevas estadísticas suben un 50% el balance en Wuhan, que queda en 3.869 muertos. Además, la ciudad también revisó el número de contagios, aunque el porcentaje de aumento es menor: 325 casos más hasta los 50.333 frente a los 50.008 de los que había informado la Comisión Nacional de Salud horas antes.

Las nuevas cifras de Wuhan aumentan las dudas sobre qué pasó realmente en China cuando brotó el patógeno y cuán creíbles son los balances de sus autoridades, acusadas de falta de transparencia en la gestión de esta crisis.

China, blanco de críticas por el brote de coronavirus

La modificación ocurre días después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, retirara financiamiento a la Organización Mundial de la Salud (OMS), tras acusarla de “encubrir” la propagación del covid-19.

Las nuevas cifras de Wuhan aumentan las dudas sobre qué pasó realmente en China cuando brotó el patógeno y cuán creíbles son los balances de sus autoridades, acusadas de falta de transparencia en la gestión de esta crisis.

Ayer, en una entrevista con el Financial Times, el presidente francés Emmanuel Macron estimó que había “zonas oscuras” en la gestión china y que “hay cosas que sucedieron que no sabemos”.

“Tendremos que hacer preguntas complicadas sobre la aparición del virus y sobre por qué no pudo ser frenado a tiempo”, dijo, en la misma línea, el ministro británico de Relaciones Exteriores, Dominic Raab.

Los nuevos datos seguirán sin convencer a los críticos y escépticos pero parecen ser suficientes para el presidente ruso, Vladimir Putin , uno de los pocos dirigentes mundiales en defender a Pekín, que consideró que estas acusaciones contra China eran “contraproductivas”.

COMENTARIOS