Belleza

La importancia de exfoliar la piel y el por qué de no hacerlo tan seguido

Consejos para cuidar tu cutis sin abusar de esta práctica

jueves 23 de abril de 2020 - 7:32 am

Ahora que tenemos algo más de tiempo en casa, seguro que te ha dado por hacer algunas rutinas de belleza a las cuales no estabas acostumbrada. Exfoliarte puede ser una de ellas, práctica que es beneficiosa pero de la cual no debés abusar.

Hacerlo rejuvenece el aspecto de la piel porque le ayuda a desprenderse de las células muertas que se adhieren a su superficie, mostrando un aspecto luminoso. Lo normal es una vez por semana -si tu piel es sensible es mejor que esperes a que pasen 15-20 días-, masajeando y deteniéndote especialmente en la barbilla, frente y aletas de la nariz, y friccionando el producto de manera más suave en el contorno de los ojos y en la parte superior del pómulo.

Pero cuidado, porque el exceso o el uso de una fórmula demasiado agresiva pueden ser contraproducentes para el aspecto y salud de tu cutis.

Los exfoliantes físicos ahora tienen fórmulas que han sustituido los gránulos más agresivos por otros mucho más respetuosos con la piel, como el azúcar. Sin embargo, debés tener en cuenta que frotar bruscamente e incidir en exceso en las zonas más ásperas provocará que se irrite y que incluso salgan granitos.

Los químicos suelen ser más respetuosos porque sus fórmulas, a base de ácidos o enzimas, eliminan las células muertas y también las repara. Buscá productos que contengan ácido láctico o polihidroxiácido que, como sus moléculas son más grandes, no pueden penetrar en la piel profundamente, por lo que te asegurás una exfoliación más suave, sobre todo si tu cutis es sensible. Pero ni se te ocurra combinar un exfoliante físico con uno mecánico.

Tanto el mix de ambas fórmulas, como una exfoliación demasiado fuerte o muy frecuente pueden causar enrojecimiento, irritación, ardor, sequedad, descamación, un pequeño sarpullido o incluso algún brote de acné.

Lo primero que debés hacer en este caso es olvidarte de la exfoliación por un tiempo. Además, es aconsejable que uses solo limpiadores y cremas hidratantes suaves y sin perfume, que ayuden a fortalecer tu barrera cutánea debilitada. Y, solo cuando tu piel vuelva a tener un aspecto normal –este proceso tomará una semana, como mínimo–, podrás volver a introducir, poco a poco, el exfoliante (esta vez con una fórmula suave y sin frotar en exceso). Aunque es aconsejable que esperes al menos 15 días.

Fuente: Mujer hoy

COMENTARIOS