Coronavirus

Tras intoxicaciones masivas, la OMS aclaró que “beber alcohol no mata el coronavirus”

La organización está a favor de que los gobiernos consideren limitar el acceso al alcohol de las poblaciones, sobre todo mientras duran las medidas de cuarentena, con el objetivo de prevenir intoxicaciones y hasta violencia intrafamiliar

miércoles 15 de abril de 2020 - 2:12 pm

Debido a un rumor que se instaló fuertemente en algunas sociedades, provocando intoxicaciones masivas y un gran número de muertes, la Organización Mundial de la Salud (OMS) salió a desmentir este miércoles que el consumo de alcohol sirva para prevenir el coronavirus y alertó los peligros de los excesos de esta práctica.

Una de las situaciones más críticas se dio en Irán, donde más de 1.000 personas resultaron intoxicadas tras beber alcohol industrial, y alrededor de 200 murieron por creer que así evitarían contagiarse con el virus.

También en Turquía murieron veinte personas en circunstancias parecidas y otras 17 en una región apartada de Perú, donde los asistentes a un funeral tomaron licor adulterado creyendo que así se protegían del coronavirus.

Todo fue debido a una fake news que circuló en redes sociales.

“El miedo y la desinformación han generado el peligroso mito de que consumir alcohol de alta graduación puede matar el COVID-19, lo que no es cierto”, aseveró la OMS.

El organismo especificó que el consumo de cualquier tipo de alcohol representa un riesgo para la salud, pero que si se trata de etanol, y particularmente si ha sido adulterado con metanol, las consecuencias para la salud pueden ser muy grave y hasta causar la muerte.

Además, recondaron que los problemas que trae la ingesta excesiva de estas sustancias comprometen el sistema inmunológico, que es el que está llamado a reaccionar ante el virus si éste entra en el organismo, por lo que los expertos consideran que la gente debe reducir totalmente o al mínimo la ingesta de alcohol en este periodo de pandemia.

Además, recuerda que su consumo aumenta el riesgo de violencia intrafamiliar en momentos en que los ánimos se pueden ver alterados por el encierro en el que se encuentran miles de millones de personas en el mundo.

“El alcohol es una substancia psicoactiva asociada a desórdenes mentales. La gente en situación de riesgo o con problemas de consumo son muy vulnerables, especialmente cuando están aisladas“, recordó la OMS.

COMENTARIOS