Automóviles

Crisis en automotrices: ya hay unos 200.000 autos sin vender en Argentina

Las automotrices están en alerta. Al fuerte desplome de patentamientos en el mercado interno se suman los inconvenientes que enfrenta el sector en Brasil, que ya cesanteó más de 8.000 trabajadores y redujo las compras

miércoles 30 de abril de 2014 - 2:58 pm

El desplome de las ventas en el mercado interno sumió a las automotrices en una crisis que amenaza con ser mucho más dura que la que se desató a fines de 2008.

Con patentamientos que muestran una caída del orden del 40%, las compañías del sector están apelando a suspensiones de turnos y hasta a planes de retiro voluntario. En total, se estima que hay unos 3.500 trabajadores afectados entre las terminales.

Se suman a la cuestión doméstica las pésimas noticias que llegan desde el frente externo, que actualmente demanda la mitad de los autos de producción argentina.[pullquote position=”right”]Crisis en automotrices: ya hay unos 200.000 autos sin vender en Argentina[/pullquote]

Principalmente Brasil, que adquiere 8 de cada 10 autos que salen de la Aduana, es el causante principal de la crisis externa del rubro. En tanto, el pequeño resto se reparte entre Chile, Uruguay y la Unión Europea.

El problema es que el mercado brasileño -que en la última crisis internacional se había convertido en la “tabla de salvación” de las terminales nacionales- en lo que va del año bajó fuertemente sus compras. Y todo indica, según los expertos, que la tendencia negativa no sólo no va a cambiar sino que se podría agravar de cara al resto del año.

“Se está cayendo el mercado regional de autos y tanto en la Argentina como en Brasil hay un sobrestock de unidades. Por eso en ambos países, las terminales se vieron obligadas a comenzar a implementar suspensiones de personal y, en algunos casos, a intentar achicar estructuras”, alertó Gonzalo Dalmasso, economista de la consultora Abeceb.

Así como en la Argentina hay unos 3.500 afectados, en Brasil la situación está tomando tintes más dramáticos: en los últimos días más de 8.200 operarios se vieron alcanzados por las suspensiones de turnos y licencias en empresas como Volkswagen, Fiat y General Motors. En tanto que, sólo en el primer trimestre del año, más de 1.000 empleados ya fueron despedidospor el desplome que está experimentando el negocio.

“El problema es grave. El nivel de stocks, es decir, el volumen de autos que no se están pudiendo comercializar en el mercado interno o no se pueden exportar, está en niveles muy elevados en Brasil”, advirtió el consultor Gustavo Segré, en diálogo con iProfesional desde San Pablo.

Según el experto, “el número de autos ya producidos que están varados en los playones de las terminales equivale a más de 40 días de ventas, cuando lo ideal es que este nivel se ubique en no más de 30”.

 

COMENTARIOS