River Plate

Revelaron el motivo por el que Gallardo pensaba no dirigir nunca a River

Un excompañero contó que la razón del Muñeco por la que tenía pensado no agarrar nunca la Banda Roja y la situación se dio en el momento justo

martes 14 de abril de 2020 - 12:53 pm

Marcelo Gallardo es un verdadero hombre del fútbol. Se retiró en 2011 en Nacional de Montevideo y rápidamente agarró la dirección técnica del propio equipo, a quien sacó campeón de campeonato uruguayo. Dos años después, agarró la conducción de River Plate, pero en el medio pasaron muchas cosas para llegar a eso.

“Marcelo tenía algunas propuestas de la B Nacional, pero no lograba enganchar nada. Y antes de que agarrara River en 2014 me dijo: ‘Nosotros no vamos a dirigir nunca acá’”, contó José Luis Villarreal, excompañero del Muñeco como jugador y en cuerpo técnico.

El hoy DT del Miami FC confesó una conversación con el Muñe: “Villa, nosotros somos así, no andamos en la joda, no ponemos plata abajo de la mesa”, a lo que el pelado le contestó: “Puede ser, somos transparentes, genuinos”.

Y ahí fue cuando surgió la gran reflexión de Napoleón: “Si nosotros nos portamos bien, ¿por qué nos va de esta manera y a otros de otra? ¿Hay que poner plata abajo de la mesa para dirigir? ¿Hay que ser corrupto? Algunos pareciera que no dirigen por capacidad, laburan los que en realidad no laburan”.

En diálogo con Infobae, contó como fue su reencuentro cuando él entrenaba al Jacksonville Armada y la Banda Roja fue a hacer pretemporada a Fort Lauderdale:“Nos cagábamos de risa con el Muñeco. Recuerdo que me invitó a comer, pero yo por vergüenza no quise quedarme. D’Alessandro y Ponzio tuvieron la humildad de venir a saludarme. Dos señores, la verdad. Hablábamos de fútbol y teníamos pensamientos parecidos, nos gustan los equipos dinámicos. Él tuvo la fortuna de poder mostrarlo ahí y yo todavía no pude. Tenemos muchas cosas en común con él, pero trato de no joderlo ni de invadir”.

Por último, reveló las semejanzas que tiene con su amigo y cómo era él en sus inicios en River: A mí eso me juega en contra, nunca aprendí a jugar ese juego. Por eso creo que es difícil que dirija en Argentina. Ahora sé que me tengo que callar algunas cosas, pero siempre fui así. A él se lo veía un chico callado, con unas condiciones futbolísticas extraordinarias. A mí me encantaba. No se notaba que iba a convertirse en este monstruo, pero se lo veía pensante, prolijo. Y ahora lo veo más aplacado a la hora de declarar”.

COMENTARIOS