Espectáculos

El hijo de Roberto Petinatto: “Viví algunos infiernos”

Felipe Petinatto publicó una sentida carta en su cuenta de Instagram "felipettinato" donde hace referencia a situaciones de discriminación y episodios frecuentes de bullying cuando el joven asistía al colegio

miércoles 30 de abril de 2014 - 2:43 pm

Los últimos hechos de bullying como el ocurrido en Junín, donde la joven Naira Cofreces, de 17 años, murió producto de una golpiza perpetrada por compañeras de colegio, despertaron la preocupación acerca de una problemática que parece ir en crescendo y no tener fin.[pullquote position=”right”]El hijo de Roberto Petinatto: “Viví algunos infiernos”[/pullquote]

Felipe Petinatto se hizo eco del maltrato que sufren niños en sus colegios y tomó la palabra en las redes sociales para compartir con sus seguidores una reflexión donde da a conocer parte de su historia de vida.

Esta es la sentida carta del heredero del conductor de televisión:

“Una de las cosas que más he sufrido es el PREJUICIO. Estudié en unas doce escuelas y en cada una me encontré con los prejuiciosos de siempre. Nunca llegaban a conocerme y juzgaban a primera vista, por ejemplo: ‘Se cree mucho por ser hijo de…’, ‘Si aprueba es porque es el hijo de…’ o ‘¡Qué mal está ese chico! Y bueno con el padre que tiene ¿Qué querés?’. Se dividían entre los que me querían cag*r a piñas (y lo han hecho), los amigos por interés, algunas crueles compañeras y los resentidos profesores. Todos repletos de prejuicios. No quiero entrar en detalles, pero viví algunos infiernos.
Ese pasado me forjó una personalidad muy introvertida y desconfiada, pero también muy abierta a informarse antes de determinar nada al respecto”.

“Aquello me dio una lección, aprendí a no ser prejuicioso. Eso te conecta de manera más profunda, con más cantidad de personas. Ese pasado me forjó una personalidad muy introvertida y desconfiada, pero también muy abierta a informarse sobre todo y todos antes de sentir o determinar nada al respecto. Siempre viendo a cualquier otra persona PRIMERO como ser humano y respetándolo desde la perspectiva simple del amor que implica sentirse igual a los demás. No es que quiera a todo el mundo, pero deberías saber que cuando te doy un abrazo, es el más sincero abrazo”.

COMENTARIOS