Coronavirus

Sobreprecios: la Ciudad gastó un 1000% más del valor real en la compra de barbijos

En un decreto publicado en el Boletín Oficial, se desprende que el Gobierno compró una tanda de 15 mil barbijos a 45 millones de pesos, lo que da un costo individual de $ 3000 por cada uno

lunes 13 de abril de 2020 - 1:06 pm

En medio del escándalo por sobreprecios que sacudió a Nación y al PAMI, ahora el Gobierno de la Ciudad realizó una compra de 15 mil barbijos por los que gastará 45 millones de pesos, lo que da un costo individual de $3.000 por cada barbijo, según pudo saber el periodista Rodis Recalt.

La compra salió publicada en el boletín oficial de la ciudad el pasado 8 de abril y el proveedor es una empresa llamada Green Salud, perteneciente al abogado Ignacio Saenz Valiente quien además de tener un grupo de compañías con el nombre Green, también es director del Grupo Clarín y la empresa Telecom. La familia Sáenz Valiente es dueña de un reconocido buffet de abogados.

Según la resolución de compra del Ministerio de Salud, los barbijos que se compraron son de “alta eficiencia” de la marca 3M y fuentes del Gobierno de la Ciudad confirmaron que el modelo de barbijo es el 9332 FFP3 con válvula, uno de los más caros del mercado, aunque muy por debajo de los 3 mil pesos. Según la propia fábrica 3M en un comunicado, informó que un modelo de barbijo similar –9211+– cotiza alrededor de los 3,40 dólares, que tomando un cambio de 85 pesos, resultan unos 289 pesos por barbijos.

En otros distribuidores oficiales de Argentina como Segufer, una empresa sugerida en la web oficial de 3M, los mismo barbijos están cotizados a 11,05 dólares, unos 939 pesos. Y en portales internacionales como Alibaba, se pueden comprar a 8 dólares, unos 680 pesos y los envían directamente desde el puerto de Wuhan, la ciudad donde se originó el Coronavirus Covid-19.

En portales como Mercadolibre, al cierre de esta nota, el costo del barbijo era de 2.700 pesos. Hace un mes, costaba 1300 pesos.

Esta volatilidad en los precios responde a la alta demanda de insumos que hay en todo el mundo y sobre todo a la gran voracidad por comprarlos de parte de las potencias económicas más importantes del mundo, sobre todo de Estados Unidos, país donde la semana pasada quedó varado un cargamento de respiradores que iba desde China a Brasil. Nunca llegó y el intermediario que vendía los productos le comunicó al Gobierno de Brasil que no iba a poder entregarles la mercadería.

COMENTARIOS