Salud

Doce formas de prevenir infecciones durante el embarazo

Qué puede hacer la madre en esta etapa para cuidar su salud y la de su bebé

viernes 17 de abril de 2020 - 7:22 am

Las embarazadas tienden a desarrollar más infecciones que las que no están gestando. Esto es debido a que su sistema inmunológico es un poco menos efectivo durante esta etapa, ya que su cuerpo disminuye sus defensas en forma natural y como parte del proceso del embarazo para asegurarse que el bebé no sea rechazado como “un órgano trasplantado”.

Una de las desventajas es que quedan más expuestas a enfermarse y una infección no tratada puede afectar el embarazo provocando un trabajo de parto prematuro, una amenaza de aborto o que se rompan las membranas que rodean al feto.

O bien, al transmitirse de la madre al bebé (transmisión vertical), puede causar algún defecto tanto durante el embarazo como durante el parto y aún después del parto. Estos son algunos consejos a seguir:

1. Mantené una buena higiene y lavate las manos con frecuencia. Especialmente cuando estés con niños o tengas que cuidarlos. Es una de las mejores formas de eliminar los gérmenes, evitar las enfermedades y prevenir infecciones.

2. Cociná la carne en su totalidad. Los jugos deben salir transparentes y no debe quedar cruda (de color rosa) por dentro. No consumas panchos, carnes en conserva o procesadas. Las carnes mal cocidas o procesadas pueden contener bacterias dañinas.

3. Evitá la leche que no esté pasteurizada y sus derivados. No consumas quesos blandos, como el feta, brie o el queso fresco, a menos que las etiquetas indiquen que han sido pasteurizados. Los productos no pasteurizados pueden contener bacterias dañinas.

4. Preguntá a tu médico sobre el estreptococo del grupo B (EGB). Aproximadamente 1 de cada 4 mujeres es portadora de este tipo de bacteria, pero no se siente enferma. Una prueba simple hacia el final del embarazo revelará si se tiene este tipo de bacteria. Si la tené, consultá con tu médico sobre cómo proteger al bebé durante el parto.

5. Vacunas. Algunas se recomiendan antes de quedarse embarazada, durante el embarazo o inmediatamente después del parto. Aplicar las correctas en el momento adecuado puede ayudar a las embarazadas a permanecer sanas y a prevenir que el bebé tenga problemas de salud a largo plazo.

6. Hacete la prueba para detectar infecciones de transmisión sexual (ETS), como el VIH y la hepatitis B y protegerte de estas enfermedades. Algunas personas tienen el VIH, hepatitis B o una ETS y no se sienten enfermas. Si tenés una de estas enfermedades, hablá con el médico sobre cómo se puede reducir la posibilidad de que el bebé se contagie.

7. Evitá a las personas que tengan alguna infección. Mantente alejada de quienes tienen infecciones, tales como varicela o rubéola, en el caso de que no hayas tenido estas enfermedades o si no has sido vacunada antes del embarazo.

8. Protegete de los insectos que transmiten enfermedades. Además del dengue que afecta nuestro país, si tenés pensado viajar, informate sobre la presencia del virus Zika en la zona de destino. La infección durante el embarazo puede causar microcefalia y otros defectos cerebrales graves. En caso de viajar a estas zonas de riesgo, usá camisas de manga larga y pantalones largos cuando salgas al aire libre. Usá repelentes de insectos registrados (aprobados) por la Agencia de Protección Ambiental. Si tu pareja vive o ha viajado a un área con Zika, usá preservativos desde el principio hasta el final del embarazo, cada vez que tengas relaciones sexuales (vaginal, anal u oral) para protegerte contra infecciones.

9. No toques o limpies la arena sucia del gato y evita el contacto con tierra / arena que pueda estar contaminada. En caso de tener que manipular la litera del gato, usá guantes y lavate las manos después de hacerlo. Ésta y la arena pueden contener parásitos nocivos.

10. Alejate de roedores, lagartos, tortugas y sus excrementos. Si tenés un roedor como mascota (hámster o un conejillo de indias) pedí a alguien que los cuide hasta que nazca el bebé. Algunos pueden llevar virus nocivos.

11. Tomá sólo las vitaminas en las dosis recomendadas por tu médico. Él podría recomendar una vitamina prenatal diaria que contiene ácido fólico, hierro, calcio y otros minerales, así como el ácido docosahexaenoico (ADH) y el ácido araquidónico (AA) que son ácidos grasos. Asegurate que está informado de otros suplementos que puedas tomar.

12. Los peligros de las intoxicaciones alimentarias. Estas se dan cuando comemos o bebemos algo que tiene bacterias (gérmenes) perjudiciales. Durante el embarazo puede causar graves problemas tanto a la madre como a su bebé, incluyendo nacimiento prematuro, aborto espontáneo y nacimiento sin vida. Las más habituales y peligrosas son la listeriosis y la salmonelosis.

Fuente: Faros

COMENTARIOS