Boca Juniors

Un protagonista de la final de Madrid, durísimo contra Guillermo Barros Schelotto

Un jugador de Boca protagonista de las finales contra River le cayó a Barros Schelotto, entrenador del equipo en aquel momento

domingo 5 de abril de 2020 - 8:54 pm

Wilmar Barrios fue protagonista de la final más importante de la historia del fútbol sudamericano, entre River Plate y Boca Juniors, por la Copa Libertadores 2018. Un año y medio después, despotricó contra Guillermo Barros Schelotto, su DT de aquel entonces.

“No sé si lo que me faltó fue más respaldo de Guillermo y del CT. Siempre me mantuve en una misma línea el tiempo que estuve en Boca. Cuando fui el mejor y en esos partidos que no anduve tan bien. Me fastidié cuando se empezaron a decir cosas de mí, cuando se empezaron a inventar cosas”, comentó sobre los rumores de que se cuidaba porque ya estaba vendido a Europa.

En un momento duro, reconoció que le hubiese gustado más apoyo del Guille: “Yo era el que quería, el que no quería, el que inventaba, el que me hacía. Y todo eso fue falso. Nadie sabía qué era lo que pasaba adentro del vestuario. Y yo nunca fui de salir a hablar, no me gusta. Yo siento que de la puerta para adentro sí me respaldaron. Faltó que, como cabeza del grupo, de pronto lo hicieran para afuera, porque ellos sabían realmente lo que estaba pasando. Pero bueno, yo creo que cada quien piensa o maneja las situaciones de manera diferente. Y yo tampoco se los pedí: me mantuve tranquilo, en silencio”.

Imagen

El colombiano quedó marcado por ser expulsado en tiempo suplementario de aquella final, y recordó el fatídico momento: “El partido de Madrid llegué marcado por las cosas que se inventaron, y encima tuve la mala suerte de ser expulsado. Si no me hubiesen echado quizás la historia habría sido otra, porque soy consciente de que hasta ese momento el partido estaba parejo. Ninguno de los dos había tenido demasiadas situaciones claras. Para mí pudo haber sido amarilla. Fue una frustración tremenda porque en ningún momento tuve la intención de pisar a Exequiel Palacios. Cabe recordar que efectivamente fue tarjeta amarilla, pero ya tenía una.

El actual hombre del Zenit confesó qué se le pasó por la cabeza post derrota: “Después de la final me puse a pensar: ‘¿Y ahora qué será?’ Todo lo que venía haciendo, pensaba yo, se ha ido a la nada. Me estaban crucificando. Esos días fueron bastante duros en lo personal, también para la familia. Pero bueno, después de un tiempo me mentalicé y me preparé con todo en la pretemporada para volver. La idea de salir en el verano estaba desde antes de la final. Me preparé igual para quedarme porque no sabía si se iba a dar o no la salida”.

“A la vez pensaba: ‘Han traído a Campuzano, han traído a Marcone, seguramente estén pensando en el que me vaya’. Si no se daba en ese momento iba a ser a mitad de año. Yo estaba bien, feliz en el club, la gente me quería, porque creo que aún hoy, después de esa final, son más los que me quieren que los que no”, completó en diálogo con Radio Mitre.

 

COMENTARIOS