Salud

Cómo cuidar tus pies durante la cuarentena

Qué hacer y qué no para que se mantengan en buen estado

lunes 6 de abril de 2020 - 7:40 am

La salud de los pies puede resentirse por la falta de movilidad durante la cuarentena. Si bien la mayoría de problemas que pueden surgir no requieren tratamiento urgente, se recomienda a aquellos más vulnerables como los niños, las personas mayores y los diabéticos, que extremen las precauciones.

Entre las dolencias de los pies cuya solución se puede posponer se encuentran las siguientes:

– Durezas.

– Callos.

– Fascitis plantar.

– Niños con pies planos.

Y entre las que pueden tener un carácter más urgente destacan:

– Uñas encarnadas, ya que pueden generar una infección, especialmente en diabéticos.

– Heridas o úlceras en los pies en diabéticos con problemas vasculares.

– Lesiones consideradas leves que representan un mayor riesgo en los más vulnerables. Por ejemplo, pacientes en tratamiento por un cáncer cuyo sistema de defensa está afectado (inmunodeprimidos).

– Traumatismos agudos.

– Pacientes que requieren atención podológica postquirúrgica.

Consejos para evitar futuros problemas de pies por la falta de movilidad debido a la cuarentena:

No abusar del calzado de hogar

No abusar de pantuflas, chinelas, etc., para que el pie no pierda el hábito del movimiento con calzado de calle. Se aconseja realizar uno o dos cambios de zapatos al día, ponerse zapatillas de deporte para hacer ejercicio e, incluso, que aquellos acostumbrados a un calzado más elevado o con taco, se paseen por la casa con él durante un rato.

Las medias son importantes para proteger los pies y resguardarlos del frío. Deben ser de fibras naturales y de un grosor medio.

Practicar ejercicio físico

Si nos mantenemos activos, el cuerpo lo agradecerá y, en particular, los pies. Algunos ejercicios que ayudan a fortalecerlos son: subir y bajar escaleras (si no hay escalones en el domicilio, se puede emplear un pequeño taburete), hacer sentadillas poniéndose de puntillas y flexionando las piernas hacia arriba y hacia abajo con la espalda recta o mantenerse un rato en equilibrio parándose en un solo pie.

Habrá que adaptar la actividad a la edad y circunstancias de cada uno. El simple hábito de caminar alrededor de la casa puede ser un ejercicio perfecto para los mayores.

Cuidado e higiene del pie

Es esencial mantener los cuidados cotidianos con la siguientes pautas:

– Lavarlos  a diario, preferentemente con jabón neutro.

– Secarlos bien, especialmente los espacios entre los dedos, y evitar frotar bruscamente con la toalla.

– Hidratarlos con crema.

– Cortarse las uñas de forma adecuada.

En la medida de lo posible, conviene cortarlas uñas de forma recta, sobre todo aquellos con tendencia a que se les encarnen. En caso de que se aprecie alguna herida, es preferible tocarla lo menos posible y limar un poco la uña en vez de cortarla. Esta recomendación está dirigida especialmente a las personas con problemas como el pie diabético. Y, en caso de duda, llamar a un podólogo.

Fuente: Cuidate Plus

COMENTARIOS