Campo

Cada vez más sojadólares: ¿Alcanza para recuperar reservas y anclar el dólar en $8?

El ingreso por exportaciones ya se ubica en los u$s7.350 millones, que implica un 10% por encima del nivel que regía en la campaña anterior

miércoles 30 de abril de 2014 - 6:21 am

Comenzó la “temporada alta” de sojadólares y los u$s900 millones aportados por las cerealeras hasta el 25 de abril representaron, no sólo la marca más elevada del año y el inicio de la “lluvia” de divisas, sino también un récord histórico.[pullquote position=”right”]Cada vez más sojadólares: ¿Alcanza para recuperar reservas y anclar el dólar en $8?[/pullquote]

En el primer trismestre del año la liquidación de la divisa estuvo en un nivel muy bajo, lo que generaba gran preocupación en el Gobierno, pero, afortunadamente, en los últimos días el aporte se disparó.

El ingreso por exportaciones ya se ubica en los u$s7.350 millones en la actualidad, que implica un 10% por encima del nivel que regía en la campaña anterior.

Además, la actual cosecha es un 5% mayor en volúmenes que la del último ciclo. Teniendo en cuenta que los stocks de granos son elevados y que la venta de la cosecha por parte de los productores hasta hace unas semanas venía con un retraso de más del 40%, está claro que quedan muchos agrodólares por liquidar.

Igualmente, hoy las reservas se encuentran casi 8% por debajo de las de finales de 2013 y, distintas consultoras advierten que, a pesar del boom de los sojadólares, el Banco Central (BCRA) no llegará a sus objetivos de incrementar las reservas y anclar el tipo de cambio en $8.

Desde la consultora Econométrica, prevén que las reservas finalizarán 2014 en torno de los u$s26.000 millones. En tanto, desde el Estudio Bein, la economista Marina Dal Poggetto, estimó que el BCRA concluirá el año con u$s28.000 millones en sus arcas, también por debajo de la meta oficial.

Algunos motivos del anticipado fracaso de las metas del Central son, para los expertos, el déficit energético, que obliga a importar cada vez más combustible y energía; la caída del turismo; y los constantes y cuantiosos pagos de bonos del Estado.

COMENTARIOS