Mundo

Estados Unidos desplegó buques frente a Venezuela para frenar el narcotráfico

La operación fue anunciada por el presidente Donald Trump en compañía del secretario de Defensa Mark Esper, quien cargó contra el gobierno de Nicolás Maduro

jueves 2 de abril de 2020 - 9:10 am

El presidente norteamericano Donald Trump anunció el despliegue de buques de la Armada hacia Venezuela para reforzar sus operaciones antinarcóticos en el Caribe, luego de presentar cargos por narcotráfico contra el presidente Nicolás Maduro.

El envío de barcos al Caribe y también al Pacífico Oriental es “un enfoque global para evitar la introducción de drogas ilegales al territorio estadounidense y proteger a los norteamericanos” , según dijo el secretario de Defensa, Mark Esper, en una conferencia de prensa, junto a Trump.

Después de hablar de las organizaciones transnacionales criminales que se dedican al narcotráfico, Esper añadió que “El régimen de Maduro, así como de otros países, se basan en las ganancias de las drogas para obtener ingresos. El pueblo venezolano está sufriendo muchísimo, los narcotraficantes están aumentando sus actividades”.

Trump agregó después de Esper que se trataba de un operativo en el hemisferio norte contra el narcotráfico vinculado con la epidemia de coronavirus. “No debemos permitir que saquen provecho de esta pandemia” , dijo.

El pasado 26 de marzo, Estados Unidos acusó al cuestionado presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, y varios de sus funcionarios clave de narcoterrorismo y corrupción, y ofreció recompensas millonarias por información que lleve a su captura.

Según el comunicado emitido en su momento, “El Departamento de Estado ofrece una recompensa de hasta US$ 15 millones por información relacionada con Nicolás Maduro Moros. El Departamento también ofrece recompensas de hasta US$ 10 millones en cada caso por información relacionada con: Diosdado Cabello Rondón, presidente de la Asamblea Nacional Constituyente ilegítima; el general (retirado) Hugo Carvajal Barrios, exdirector de inteligencia militar de Venezuela (DGCOM); Clíver Alcalá Cordones, mayor general (retirado) del Ejército de Venezuela; y Tareck Zaidan El Aissami Maddah, ministro de Industria y Producción Nacional”.

La misión forma parte del compromiso previamente anunciado por Washington para fortalecer las operaciones antidrogas en el hemisferio. Pero cobró mayor urgencia tras la presentación de cargos contra los altos mandos venezolanos, acusados de encabezar una conspiración narcoterrorista responsable del tráfico de 250 toneladas de cocaína al año a Estados Unidos, casi la mitad de esa cantidad por la vía marítima.

El anuncio también llega mientras Maduro incrementa sus ataques al opositor Juan Guaidó , quien cuenta con el apoyo de los Estados Unidos. El principal fiscal de Maduro le ordenó a Guaidó que testifique mañana como parte de la investigación de un presunto intento de golpe de Estado. Es poco probable que el legislador, al que casi 60 países consideran presidente de Venezuela, se presente, lo que generó preocupaciones en Estados Unidos de que sea arrestado. Washington insistió en que no tolerará ningún daño a Guaidó.

“No importa cuál sea su ideología, cualquier medida para intentar restaurar la democracia en Venezuela requiere primero reconocer la naturaleza criminal del régimen de Maduro y tomar acciones que lleven al régimen a una negociación”, dijo Raúl Gallegos, director para la región andina de Control Risks, un grupo de consultores.

Maduro fustigó la decisión del gobierno de Trump de ofrecer una recompensa de 15 millones de dólares por su arresto, diciendo que es obra de un “vaquero racista” que busca dar a Estados Unidos control de las vastas reservas petroleras de Venezuela, las más grandes del mundo. También resalta que la mayor parte de la cocaína sale de Sudamérica a través de Colombia, un firme aliado estadounidense.

Otros criticaron un plan de Estados Unidos, que el secretario de Estado Mike Pompeo presentó ayer, de crear un consejo de cinco miembros sin Maduro ni Guaidó para gobernar el país hasta que puedan realizarse elecciones dentro de un año. Aunque se trata del primer intento de Washington en varios meses por buscar una solución negociada al estancamiento en Caracas, al darse poco después del anuncio de cargos formales, muchos aseguran que tiene poca esperanza de tener éxito y posiblemente aleje aún más a Maduro de la mesa de negociaciones.

El gobierno de Trump insiste desde hace tiempo que todas las opciones para sacar a Maduro del poder están sobre la mesa, incluyendo las militares. Aun así, no hubo ni hay indicios de que se esté planeando una invasión.

En lugar de ello, el envío de navíos coincide con un persistente llamado del Comando Sur de las fuerzas armadas estadounidenses por recursos adicionales para combatir el tráfico de drogas y otras amenazas a la seguridad en el hemisferio.

En enero, otro navío de la Armada, el USS Detroit, realizó una operación de libertad de navegación frente a las costas de Venezuela, en una muestra de presión contra Maduro .

“Dicha presencia representa un enorme mensaje sobre el compromiso de Estados Unidos, es un gran mensaje para reconfortar a nuestros amigos, y también es un mensaje a nuestros adversarios de que esos (navíos) cuentan con capacidad”, dijo el almirante Craig Faller, director del Comando Sur del ejército estadounidense, en un testimonio ante el Congreso el mes pasado.

Fuentes: Agencias Reuters y AP

COMENTARIOS